Psicología y Educación Integral A.C. 
Revista Internacional PEI: Por la Psicología y Educación Integral
IBSN: 2010-07-01-00                                                     MCN :: W2BFP-QW4FS-MQQ38
Licencia Creative Commons
MyFreeCopyright.com Registered & Protected
INICIO REVISTA ESTADO DE ARTÍCULOS NÚMEROS AUTORES COMITÉS LINKS CONTACTO
 
Volumen IV. Número 7. Julio-Agosto 2014
 
DESCARGA EL MANUAL DE AUTORES
CONVOCATORIAS
 
INDEXACIONES
ebesco
 
Licencia Creative Commons
MyFreeCopyright.com Registered & Protected
IBSN: Internet Blog Serial Number 2010-07-01-00

 

Autoconocimiento del miedo en estudiantes espaÑoles.

Self-knowledge of fear in Spanish students.

Ibinarriaga-Soltero Barbara1, Ibinarriaga-Soltero Ximena y Villagrán-Vázquez Gabina.



Resumen

Las emociones son definidas como respuesta afectiva intensa del Sistema Nervioso Autónomo (SNA) que tienen como característica ser muy breves en cuanto a su temporalidad (Izard, 2009); mientras que el autoconocimiento se refiere a la información que tiene el individuo sobre sus sensaciones, emociones, pensamientos y hábitos para responder. Mediante esta herramienta el individuo puede tener acceso a lo que está sintiendo en una situación específica (Villagrán-Vázquez, Ibinarriaga-Soltero, Ibinarriaga-Soltero, Vanegas-Rico, 2011); por ejemplo de miedo. Debido a lo anterior, el objetivo del presente trabajo es analizar y describir qué saben los estudiantes de una universidad española en relación a las sensaciones y los hábitos que realizan cuando se enfrentan a una situación de miedo. Se entrevistaron 38 estudiantes de Psicología (30 mujeres y 8 hombres) con una media de edad 19.5 años. La muestra fue no probabilística accidental. Se recolectó información acerca de las sensaciones que perciben los estudiantes cuando experimentan miedo y los hábitos para responder ante esta emoción. Los resultados mostraron que las principales sensaciones que experimentan los estudiantes son aceleración del ritmo cardiaco (68.4%), sudoración (55.3%), dificultad para respirar (50%), temblor en las extremidades (42.1%), cambio de temperatura (39.5%), presión en el pecho (15.8%) y malestar en el estómago (13.2%). En lo que respecta a los hábitos para responder se observó que lo encontrado coincide con la literatura: enfrentar, huir y paralizarse. Fue interesante encontrar que los estudiantes también evaden y buscan controlar sus emociones.

Palabras clave: miedo, emociones, estudiantes, reacciones fisiológicas, autoconocimiento.

Abstract

The emotions are intense affective responses originated by the Nervous Autonomous System, which have as principal feature that are brief in its temporality (Izard, 2009). In the other hand, the self-knowledge refers to the information that the person has about their sensations, emotions, thoughts and habits to respond. The self-knowledge is an important tool by means the person can have access to the emotions they are feeling at a specific moment (Villagrán-Vázquez, Ibinarriaga-Soltero, Ibinarriaga-Soltero, Vanegas-Rico, 2011); for example, a situation that evoke fear. For that reason the purpose of this paper is to analyze and describe what the students of a Spanish University know about their sensations and habits to respond when they are feeling fear. 38 students (30 women and 8 men) of Psychology were interviewed with a mean of 19.5 years old. The sample was accidental and non probabilistic. In the interview was collected information about the sensations the students perceive and the habits to respond when they experience fear. The analysis displays the following results. Related to the sensations 68.4% mentioned they experienced faster cardiac rhythm, 55.3% sweating, (50%) difficulty in the breathing, 42.1% trembling of limbs, 39.5% changes in their temperature, 15.8% chest tightness and 13.2% stomach ache. In the habits to respond the students mentioned the same patterns that are found in the literature: fight, run and freeze. It was interesting that also students registered different behaviors like evade and control the emotions.

Key words: fear, emotions, students, physiological reactions, self-knowledge.



Resumo

Emoções são definidos como intensa resposta afetivo Sistema Nervoso Autônomo (SNA), que são únicos como muito breve em sua temporalidade (Izard, 2009), enquanto o auto-conhecimento refere-se a informação de que um indivíduo tem sobre seus sentimentos, emoções, pensamentos e hábitos para responder. Usando esta ferramenta, o indivíduo pode ter acesso ao que você está sentindo em uma situação específica (Villagran-Vazquez, Ibinarriaga-Soltero, Ibinarriaga-Soltero, Vanegas-Rico, 2011), esse medo. Devido a isso, o objetivo deste trabalho é analisar e descrever o que os alunos sabem em uma universidade espanhola em relação aos sentimentos e hábitos que fazem quando confrontados com uma situação assustadora. Foram entrevistados 38 estudantes de psicologia (30 mulheres e 8 homens) com idade média de 19,5 anos. A amostra não foi acidental aleatório. As informações foram coletadas sobre as sensações percebidas pelos alunos quando experimentam medo e hábitos para responder a esta emoção. Os resultados mostraram que as principais sensações que os alunos estão enfrentando aumento da freqüência cardíaca (68,4%), sudorese (55,3%), dificuldade de respiração (50%), tremor nos membros (42,1%), mudança de temperatura (39,5% ), aperto no peito (15,8%) e desconforto no estômago (13,2%). No que diz respeito a responder hábitos encontrados que coincide com a literatura encontrada: face, fugir e paralisado. Foi interessante descobrir que os alunos também fugir e procurar controlar suas emoções.

Palavras-chave: medo, emoções, estudantes, reações fisiológicas, auto-conhecimento.



1. Introducción:

Si bien el tema de las emociones ha sido estudiado desde hace mucho tiempo, por mencionar por ejemplo a Charles Darwin y su obra “La expresión de las emociones en los animales y el hombre” publicada en 1872 (Gray, 2008); el abordaje de este tópico tomando en cuenta la importancia de las emociones en la vida de los seres humanos es muy reciente; es decir, es hasta las últimas décadas que se han realizado investigaciones considerando elementos como el autoconocimiento y la autorregulación emocional. Es así que, el estudio de las emociones se ha retomado en diversos campos de la psicología; como lo es el ámbito educativo, el organizacional y por supuesto en el área clínica. Estas investigaciones se han centrado en el desarrollo de talleres o programas vinculados a la inteligencia emocional; específicamente al entrenamiento de habilidades sociales y emocionales. La importancia de la implementación de estos programas radica en que el desarrollo de dichas habilidades en una etapa temprana de la vida hace una gran diferencia en la salud y bienestar de los individuos a largo plazo (Lantieri, 2008). Por tal razón, es interesante retomar el autoconocimiento de las emociones como una variable fundamental en el estudio de las emociones y en consecuencia, investigar qué tanta información tienen los individuos sobre sí mismos en relación a las sensaciones y hábitos que se despliegan durante una emoción.

De acuerdo con Plutchik (2001) se calcula que los psicólogos han generado alrededor de 90 definiciones distintas de emoción; comenzando con la raíz de la palabra emoción: motere, que proviene del verbo latino “mover”, y el prefijo e, que implica “alejarse”; designando que en toda emoción existe una tendencia a actuar (Goleman, 2012); hasta aquellas definiciones que describen una emoción como “cualquier agitación y trastorno de la mente vehemente y excitado” (Oxford English Dictionary, s.f.); que señalan características muy generales y pertenecientes a otros fenómenos psicológicos generando confusión sobre el término.

En el presente trabajo las emociones son definidas como una respuesta afectiva intensa del Sistema Nervioso Autónomo (SNA) que tienen como característica ser muy breves en cuanto a su temporalidad (Izard, 2009). En consecuencia, las emociones constituyen un conjunto de sensaciones y hábitos para responder ante una situación y se diferencian de otros constructos psicológicos como son los estados de ánimo, porque estos últimos pueden durar horas, días o incluso años y se experimentan de forma flotante y no dirigido a un objeto en particular (Gray, 2008). En este sentido, las emociones son la tristeza, la ira, la alegría, el miedo, la sorpresa, el asco y el desdén (Ekman, 2003); mientras que mal humor, estado depresivo o eufórico son ejemplos de estados de ánimo.

Particularmente, el miedo es una respuesta del SNA ante situaciones de peligro y/o amenazas reales o imaginarias; el cual puede ser percibido a través de las sensaciones; es decir, mediante las distintas funciones fisiológicas que el SNA despliega, como lo son: el aumento de la tensión muscular, cambios en la respiración, elevación de la frecuencia cardiaca, la sudoración (Ekman, 2003).

El miedo constituye una reacción del organismo que ha evolucionado filogenéticamente y que en ese sentido conforma una medida adaptativa fundamental para la sobrevivencia, no sólo de los seres humanos sino de los organismos vivos en general. La función del miedo, en este caso, es proteger al organismo ante una situación amenazante, en donde las posibles respuestas del mismo individuo pueden ser: enfrentar o atacar, huir o paralizarse (Gray, 1971).

Una de las formas de darse cuenta de cómo un individuo se comporta ante una situación de miedo, es con la información que el propio individuo obtiene de sí mismo; esto es, a través del autoconocimiento. Este concepto se refiere a la información y saberes que de manera autorreflexiva tiene cada individuo sobre sí mismo, en relación con los hábitos y patrones de 1) las reacciones que provienen de la activación del SNA (sensaciones), 2) de la actividad mental relacionada con todo tipo de pensamientos (interpretaciones, creencias, fantasías e imágenes) y 3) las respuestas o actos que de manera voluntaria lleva a cabo, es decir respuestas elegidas (Villagrán-Vázquez, Ibinarriaga-Soltero, Ibinarriaga-Soltero, Vanegas-Rico, 2011). Los saberes que el individuo tiene en relación a esos tres aspectos son fundamentales, puesto que posibilita un manejo más asertivo de su comportamiento ante diferentes situaciones.

Las emociones constituyen una herramienta biológicamente indispensable; ya que además de ser universales en los seres humanos, tienen implicaciones en el comportamiento de la vida diaria de los mismos (Michalčáková, Lacinová y Jelínek, 2009) En este contexto, resulta fundamental investigar si los individuos logran o no identificar sus sensaciones y sus patrones de respuesta. Debido a que el autoconocimiento permite una autorregulación emocional y una elección de respuestas más asertiva; el objetivo del presente trabajo es analizar y describir qué saben los estudiantes de una universidad española en relación a las sensaciones y los hábitos que realizan cuando se enfrentan a una situación de miedo.

2. Método:

Se llevó a cabo un estudio descriptivo en donde el muestreo fue no probabilístico accidental. Se entrevistaron 38 estudiantes de 2° grado de Psicología (30 mujeres y 8 hombres) provenientes de la Universidad Miguel Hernández Campus Elche (UMH), España; con una media de edad de 19.5 años.

El instrumento que se utilizó para la recolección de información consta de dos secciones (ver Apéndice); la primera incluye cuatro reactivos relacionados con las variables sociodemográficas: sexo, edad, carrera y semestre. La segunda sección se compone de dos preguntas abiertas relacionadas con el Autoconocimiento: 1) ¿cuáles son las sensaciones que percibes cuando experimentas miedo? y 2) ¿cuáles son los hábitos para responder ante estas sensaciones?

Para la recolección de los datos se procedió a realizar la entrevista con cada estudiante y posteriormente, la información obtenida en la entrevista fue categorizada mediante un análisis de contenido (Piñuel-Raigada, 2002).

3. Resultados y análisis:

En relación con la percepción de las sensaciones ante una situación de miedo, los estudiantes españoles reportaron un total de 19 sensaciones diferentes; las más mencionadas fueron: aceleración del ritmo cardiaco (68.4%), sudoración (55.3%), dificultad para respirar (50%), temblor en las extremidades (42.1%), cambio de temperatura (39.5%), presión en el pecho (15.8%) y malestar en el estómago (13.2%). El promedio de sensaciones percibidas es de 1.82. En cuanto a los hábitos para responder ante situaciones de miedo, se obtuvieron 18 categorías; las más frecuentes fueron: paralizarse (44.7%), evadir (39%), huir (31.6%), gritar (23.7%), tratar de relajarse (21.3%), enfrentar la situación (15.8%) y controlar las sensaciones (10.5%). El promedio fue respuestas ante situaciones de miedo es de 1.97

En el análisis de contenido de las sensaciones que los estudiantes perciben ante una situación de miedo se encontraron términos que no corresponden a reacciones fisiológicas si no a estados más generales como por ejemplo, ansiedad, agitación, pánico e incertidumbre. Además, se observó que con frecuencia los participantes llegaban a confundir las sensaciones con los hábitos, respuestas que no fueron consideradas como correspondientes a cada categoría.

4. Conclusiones:

Se cumplió el objetivo de conocer y describir las sensaciones y los hábitos para responder que los estudiantes españoles presentan ante una situación de miedo. Se encontró que las sensaciones que en su mayoría los estudiantes reconocen en sí mismos coinciden con los reportados en la literatura (Ekman, 2003).

En relación a los hábitos para responder, se encontró que los estudiantes además de utilizar en mayor medida las reacciones que de acuerdo a la literatura son desplegadas (huir, paralizarse y enfrentar), los estudiantes utilizan algunas alternativas como lo es tratar de respirar y controlar las sensaciones. Estas últimas son de particular interés; ya que contrastan con lo reportado inicialmente. La relevancia de ello radica en que constituyen dos herramientas diferentes. Por una parte la respiración conforma un elemento de autoconocimiento de la emoción que se está sintiendo y la búsqueda de una alternativa para no responder automáticamente ante la misma; en contraste, el control emocional no contempla en sí mismo el autoconocimiento ni la autorregulación; sino un bloqueo de las emociones que a largo plazo puede influir negativamente en el bienestar físico y emocional del individuo.

Se puede concluir que, en la medida que el individuo de manera consciente tenga mayor información sobre sí mismo, tendrá mayores oportunidades de mejorar la relación consigo mismo y con su entorno, eligiendo las maneras más asertivas de responder.

Para estudios posteriores se plantea tener una muestra mayor que sea representativa; a partir de la cual se puedan hacer análisis estadísticos para saber si existen diferencias entre sexos; así como desarrollar una propuesta de intervención enfocada al autoconocimiento y autorregulación emocional.

5. Referencias:

Ekman, Paul. (2003). Emotions Reveled. New York: Times Books.

Goleman, Daniel. (2012). La inteligencia emocional. Por qué es más importante que el cociente intelectual. México: Ediciones B.

Gray, Peter. (2008). Psicología. Una nueva perspectiva. (5ª Edición). México: McGraw-Hill.

Izard, Carroll. (2009). “Emotion Theory and Research: Highlights, Unanswered Questions, and Emerging Issues”. Annual Review of Psychology, 60 (1), 1-25.

Gray, Jeffrey. (1971). La psicología del miedo.
Madrid: Guadarrama.

Lantieri, Linda. (2008). Building Emotional Intelligence. Techniques to Cultivate Inner Strength in Children. Boulder: Sounds True.

Michalčáková, Radka, Lacinová, Lenka y Jelínek, Martin. (2009). “Fears in Adolescence”. Psihologijske teme, 1, 21-36.

Oxford English Dictionary. (s.f.). Emociones. http://oxforddictionaries.com/us/definition/american_english/emotion?q=emotions

Piñuel-Raigada, José Luis. (2002). Epistemología, metodología y técnicas del análisis de contenido. Estudios de sociolingüística 3 (1), pp. 1-42.

Plutchik, Robert. (2001). “The nature of emotions”. American Scientist, 89, 344-350.

Villagrán-Vázquez, Gabina., Ibinarriaga-Soltero, Barbara., Ibinarriaga-Soltero, Ximena., Vanegas Rico, María Cristina. (2011). “Autoconocimiento de las emociones y la consciencia corporal: estudio comparativo”. XXXIII Congreso Interamericano de Psicología. Medellín, Colombia. Del 26 al 30 de junio del 2011.



















Apéndice


La presente encuesta tiene el propósito de construir una escala de Autoconocimiento sobre la experimentación del Miedo, a partir de la información que tú proporciones, basado en tu experiencia.



Sexo: ________

Edad en años____

Carrera___________

Semestre:_________

El Autoconocimiento sobre la experimentación del Miedo, se refiere a la información o saberes que tienes sobre ti mismo, cuando sientes Miedo. Es decir, la experiencia que obtienes a través de tus sensaciones corporales “sentidas”.


Agradecemos de antemano tu conocimiento y aportación.


1. ¿Cuáles son las sensaciones que experimentas cuando tienes o experimentas Miedo?


Por ejemplo: falta de aire, presión en el pecho o sudoración, caliente








2. ¿Cuáles son tus hábitos para responder ante esta sensación? ¿Qué haces cuando sientes Miedo?

Por ejemplo: me quedo sin voz, corro, me paralizo.









1

Programa de Ecología Humana. Facultad de Psicología, UNAM. Proyecto: Autoestudio de las Emociones. Responsables del Programa: Dra. Gabina Villagrán-Vázquez y Mtra. Lorenia Parada-Ampudia.

 

 

 

 

 

Google Scholar

Bookmark and Share

 

 
 

Programas requeridos

 
free counters
  Revista Internacional PEI: Todos los Derechos Reservados 2010