Psicología y Educación Integral A.C. 
Revista Internacional PEI: Por la Psicología y Educación Integral
IBSN: 2010-07-01-00                                                     MCN :: W2BFP-QW4FS-MQQ38
Licencia Creative Commons
MyFreeCopyright.com Registered & Protected
INICIO REVISTA ESTADO DE ARTÍCULOS NÚMEROS AUTORES COMITÉS LINKS CONTACTO
 
Volumen IV. Número 7. Julio-Agosto 2014
 
DESCARGA EL MANUAL DE AUTORES
CONVOCATORIAS
 
INDEXACIONES
ebesco
 
Licencia Creative Commons
MyFreeCopyright.com Registered & Protected
IBSN: Internet Blog Serial Number 2010-07-01-00

 

LA PRESENCIA DE LA ALEXITIMIA EN EL ESPACIO ESCOLAR

ALEXITHYMIA PRESENCE IN THE SPACE SCHOOL


Noemí Colín Cruz*


Resumen

Los altos índices de reprobación y abandono escolar en la educación media superior nos hace pensar en las diferentes circunstancias que atraviese el alumno, desde lo familiar hasta lo socio-cultural, donde encontramos a la alexitimia como un posible factor de esas estadísticas. La alexitimia se caracteriza como una forma de conducta donde la persona no puede expresar sus emociones, sin embargo esto no quiere decir que no sienta, es decir, la persona es incapaz de saber y especialmente de expresar en palabras lo que siente, pero no sabe si está enojada, decepcionada, triste, etc. Se presenta por dos situaciones: la primaria, que tiene que ver con la genética o neuro-atómico y la secundaria que puede provenir de: un trauma psicológico masivo, de una agresión traumática y/o del contexto sociocultural. Las características de la alexitimia dan parámetros para saber si en la escuela algún alumno la padece, y actuar en consecuencia canalizándolo con el médico especialista para su tratamiento y mejora. De esta forma se apoya al alumno.

Palabras Clave: alexitimia, emociones, característica, alumnos.

Summary


The high failure and dropout in upper secondary education makes us think of the different circumstances that passes through the pupil, from the familiar to the socio-cultural, where we found alexithymia as a possible factor in these statistics.

Alexithymia is characterized as a form of behavior where the person cannot express their emotions; however this does not mean you will not feel, that is, the person is unable to know and especially to express in words what I feel, but do not know if you are angry, disappointed, sad, etc. Be submitted in two situations: primary, which has to do with genetics or neuro-atomic and sub that can come from: massive psychological trauma, a traumatic injury and / or cultural context. The characteristics of alexithymia give parameters to determine whether a student in school has it, and act accordingly channeling with the specialist for treatment and improvement. This will support students.


Keywords: Alexithymia, emotions, features, students.


Resumo


O elevado insucesso e abandono escolar no ensino secundário faz-nos pensar as diferentes circunstâncias que passa através da pupila, a partir do familiar para o desenvolvimento sócio-cultural, onde encontramos a alexitimia como um possível fator nestas estatísticas. Alexitimia é caracterizada como uma forma de comportamento em que a pessoa não pode expressar suas emoções, no entanto isso não significa que você não vai sentir, ou seja, a pessoa é incapaz de saber e, especialmente, para expressar em palavras o que sinto, mas não sei Se você está com raiva, decepcionado, triste, etc. Ser apresentados em duas situações: primária, que tenha a ver com a genética ou neuro-atômica e sub que podem vir de: enorme trauma psicológico, uma lesão traumática e / ou o contexto cultural. As características de alexitimia dar parâmetros para determinar se um aluno na escola tem, e agir em conformidade canalização com o especialista para tratamento e melhoria. Isto irá apoiar os alunos.


Palavras-chave: alexitimia, emoções, características, alunos.


Introducción

Este artículo menciona brevemente la circunstancias psicológicas en que algunos alumnos de bachillerato se pueden encontrar, esto deviene primeramente de las estadísticas en que se hallan aquellos alumnos que han abandonado las aulas y los que tienen un desempeño escolar bajo; no obstante, la intención es hacer de conocimiento que de entre esos alumnos algunos de ellos debió padecer la afección psicológica llamada alexitimia, y que sin embargo, por desconocimiento los profesores no se dieron cuenta de su presencia.

El alumno que la padece se puede encontrar en situación difícil para desempeñarse adecuadamente, cosa que perpetrará esas estadísticas de abandono y reprobación escolar. Por lo que se describe qué es, dónde se gesta fisiológicamente, por qué se presenta socialmente y cómo afecta la alexitimia al alumno.


  1. Problemáticas en el alumno

La etapa cuando los jóvenes cursan el bachillerato es de suma importancia, estudios realizados en esta modalidad muestran un considerable abandono escolar, un ejemplo fehaciente son las estadísticas de deserción y reprobación que se generan en su estancia escolar. En el ciclo escolar 2010-2011 los resultados a nivel bachillerato emitidos por la Secretaria de Educación Pública son de consideración; en el caso de la deserción anual a nivel nacional es de 14.5%, un equivalente a 600 mil jóvenes (Córdova, V. J., 2011), y en reprobación es de 37.4%, según el Instituto Nacional para la Evaluación de la educación (I.N.E.E., 2011). Ante esta cantidad de alumnos que abandonan la escuela y los resultados de reprobación nos llevan a pensar que hay una serie de razones subyacentes que pueden ser la causa y el cause en la historia de vida de los alumnos que los hayan orillado a ser parte de estas estadísticas. Es necesario preguntarnos en lo que sucede con y en los adolescentes durante su incursión en el bachillerato. En este sentido hay eventos en el contexto social-cultural que permean a los alumnos y que interfieren en su vida cotidiana, incitándolos a actuar de tal manera que se ven afectados negativamente, impidiendo así un buen desarrollo.

Podemos hablar de los problemas familiares como el maltrato a los hijos y la violencia intrafamiliar, de los problemas económicos, de los problemas alimenticios como la anorexia y la bulimia, de los múltiples problemas en el ámbito escolar entre los que se encuentran el acoso escolar (bullying), las interrelaciones negativas con los profesores, orientadores y en ocasiones con directivos, de las adicciones, así como la dependencia a las nuevas tecnologías (internet, celular, iphone, itune, ipad, chat, etc.) entre otros. Algunas de estas situaciones han pasado a ser parte de la vida cotidiana.

No obstante, hay cosas que debemos mirar más allá de lo que ha llegado a ser común para el docente dentro del aula. Nos referimos a la afección psicológica llamada alexitimia, este concepto es relativamente nuevo y pocos conocen de qué se trata, así como de su relevancia en el acontecer diario de quién la padece.

Ante los altos índices deserción y de reprobación en el bachillerato, podemos pensar que algunos de esos estudiantes pudiesen estar sufriendo de alexitimia. Aunque esta enfermedad en complicada, ésta la definimos a grandes rasgos como la incapacidad para expresar verbalmente las emociones debido a que estas personas no son capaces de identificar lo que sienten, entenderlo o describirlo.

Esta condición afecta el desempeño de quién lo padece, ya que implica un trastorno específico del funcionamiento psíquico el cual “se manifiesta principalmente por un estilo de comunicación caracterizado por una marcada reducción o ausencia de pensamiento simbólico, de forma que los sentimientos y actitudes no son revelados” (De M’Uzan, 1956, en Lusiardo, Mabel, 2011, p. 48).

Sin embargo, el que tengan una incapacidad de expresar sus emociones no quiere decir que haya una ausencia de las mismas, es decir, No se trata de que nunca sientan nada, sino de que son incapaces de saber y especialmente de expresar en palabras, cuales son exactamente sus sentimientos (Lusiardo, 2011, p. 48). Esta dificultad de reconocer y describir sus propios sentimientos, así como discriminar entre un estado emotivo y sensaciones corporales provocan problemas emocionales que conllevan a otras situaciones, por ejemplo, como apatía en la relación con los demás, así como alteraciones somáticas que dificultan una vida sana. Por lo que resulta necesario conocer más destalles sobre este tema.


  1. Antecedentes de la alexitimia

Alexitimia etimológicamente hablando es la ausencia de palabras para expresar emociones y es un constructo multidimensional: Alexitimia del griego a: “carencia de”, lexis: “palabra”, thymos: “emoción” (Lusiardo, 2011, p. 48). Es durante la década de los 50 y 60, cuando los psiquiatras Peter E. Sifneos y John C. Nemiah, del Beth Israel Hospital, en Harvard, vieron que una gran cantidad de pacientes con trastornos psicosomáticos tenía muchas dificultades para hablar de sus emociones. Pero es hasta 1972 cuando Sifneos acuñó el término alexitimia para designar estas características.

La alexitimia describe una compleja constelación de manifestaciones cognitivas-afectivas observadas en pacientes aquejados de enfermedades psicosomáticas que ya habían sido estudiadas. Esta se caracteriza principalmente: “…dificultad por reconocer, identificar y describir las emociones, y para distinguir entre estados emocionales y sensaciones físicas” (Carmen Velasco, 2000, en Páez, Darío y María Martina Casullo 2000, p. 23). Actualmente se estima que el 8% de los hombres y el 1,8 % de las mujeres son alexitímicos, así como el 30 % de las personas con problemas psicológicos (Muñoz, A., 2011).

Es ante estos resultados podemos extender la mirada hacía los alumnos inscritos que tienen un índice de reprobación alto, así como los que han abandonado el espacio escolar como aquellos que pudieran sufrir alexitimia.

Hay varios indicios que nos avisan de esta enfermedad, sólo que el desconocimiento nos lleva a actuar de cierta manera, por ejemplo, en el espacio escolar cuando un alumno tiene problemas de enfermedad física se le exime y/o justifica de responsabilidades escolares, más sin embargo, los problemas psicológicos casi no son tomados en cuenta, esto da cuenta de un exceso de importancia a los factores fisiológicos. Y aun así, los siguientes padecimientos en los alumnos como son la gastritis, colon irritable, faringitis, rinitis, dolor de cabeza, en ocasiones de migraña, por ejemplo, que son demasiado comunes podrían ser causados por la alexitimia. Estudios realizados han demostrado que la frecuencia de estas afecciones son tres veces más en quienes sufren desórdenes afectivos (De Pablo, Martín y Subid, 1988 en Baeza, C., 2011, p. 228).

En este sentido, Carmen Velasco (2000) comenta que el concepto de alexitimia ha sido tradicionalmente asociado con los trastornos psicosomáticos, sin embargo, “Varias investigaciones han verificado que la alexitimia parece estar asociada también con otras patologías no somáticas, como la adicción a las drogas, el síndrome de estrés postraumático, los trastornos alimentarios, los trastornos de somatización e incluso con otros problemas de salud altamente estresantes como el cáncer…” (en Páez, Darío et al., 2000, p. 23). Los resultados en estudios por parte de la Encuesta Nacional de Adicciones (ENA, 2011) y del Hospital Juan N. Navarro (1998), sobre drogadicción y problemas alimenticios como la bulimia y la anorexia han asumido que éstos problemas están siendo cada vez más comunes en adolescentes.

Ahora bien, la alexitimia es una muestra de dos componentes importante en el ser humano: lo psicológico y lo fisiológico, que estando alterados encaminan a quién lo padezca –si no se atiende- a una forma de vida con problemas de salud y bienestar social. Con esto apenas se va abriendo otra vertiente sobre problemas que aquejan al ser humano, pero en este caso es a los adolescentes los alumnos de bachillerato-, que si no les permite tener una vida sana menos un desempeño escolar exitoso. Por lo que es necesario conocer algunas de sus manifestaciones más visibles, en cuanto a esto Carmen Velasco (2000) dice que


La alexitimia puede ser entendida también como un estilo cognitivo peculiar del lenguaje y los pensamientos, caracterizado por un déficit en el procesamiento de la información emocional o en la regulación del afecto. Los sujetos alexitimicos no se caracterizarían tanto por una incapacidad para experimentar o sentir los estados emocionales y expresarlos, sino más bien por una dificultad para diferenciarlos y verbalizarlos (en Páez, Darío et al., 2000, pp. 24,25).


Una de las características de la alexitimia, por ejemplo, es cuando la persona habla sobre una situación emocional y su discurso se limita a describir una impresión general sobre el hecho de sentirse bien o mal; no distingue su estado emocional, es decir, su percepción sobre emoción es muy restringida. Otra característica es la baja capacidad para regular los afectos, pues en ocasiones se puede traducir en una capacidad nula de inteligencia emocional y probablemente esto llevaría a sufrir depresión. En este sentido un alumno demasiado callado podría darnos cuenta de un posible padecimiento alexitimico.

En cuanto a esto, dice Felipe Rilova (2001, p. 44) que detrás de una aparente normalidad psíquica “existiría una discapacidad” para la expresión emocional. “Frente a situaciones críticas, estas personas no alcanzan a enunciar ‘la palabra,´ o a construir la ‘imagen psíquica’ que les permite comunicarse consigo mismas y con los demás (una cosa es hablar haciendo uso del código de la lengua, y otra muy distinta es decir algo de sí mismo a través de las palabras)”, es por eso que las manifestaciones comportamentales intensas y los sucesos desencadenantes son particularmente difíciles de manejar en los individuos que presentan características elevadas de alexitimia, dada su baja capacidad para la introspección, se va reflejando una conducta alterada o negativa que muchos de los alumnos manifiestan. Así mismo, el mal manejo de las emociones lleva a las personas a padecimiento somáticos antes mencionados.

Hay que hacer notar que al hablar de constructos psicológicos invariablemente se ligan los conceptos de sociedad y cultura, igualmente hay que tener en cuenta a los factores biológicos que intervienen en la aparición o en la severidad de la alexitimia.


  1. Teorías Etiológicas

Sifneos (1972), define varias formas etiológicas para la alexitimia:


Un defecto neuroatómico o neurobiológico (bioquímico o neurofisiológico) debido a trastornos hereditarios que interrumpe la comunicación entre el sistema límbico y el neocortex. Esto ha sido designado como alexitimia primaria. Los hemisferios cerebrales y la especialización hemisférica parecen jugar un rol fundamental en este tipo de alexitimia. Debido a que este involucra una incapacidad para asociar fantasías y pensamientos con emociones, así como el uso apropiado del lenguaje para expresar sentimientos, en una persona diestra, el hemisferio cerebral izquierdo implica el uso de las palabras y su articulación, se encuentra íntimamente asociado a este proceso. Además, una interrupción de las aferencias del hemisferio derecho puede ser importante debido a que dicho hemisferio juega un rol fundamental en la modulación del componente afectivo, dándole al lenguaje un colorido especial, entonación, melodía y cadencia, lo que se denomina ‘prosodia’ (en Lusiardo, 2011, p. 49).

También comenta Sifneos que en otras investigaciones se ha sugerido la existencia de una organización átomo-funcional de los componentes del lenguaje y el comportamiento, en la que se enfatiza el rol del hemisferio derecho en la modulación de las emociones. Esto sugiere que las personas que han sufrido un daño en el hemisferio derecho son incapaces de evaluar sus emociones, presentándose una aprasodia, es decir presentan dificultad en su comunicación emocional (en Lusiardo, 2011).

Ante esto deducimos que la alexitimia primaria sería una disposición personal, que acompaña a la persona toda su vida, como un rasgo de personalidad.

Esta afección puede presentarse en cualquier alumno desde su nacimiento; pues alguna vez hemos escuchado: él (ella) es así desde chiquito(a), siempre tan reservado(a). Esos comentarios nos pueden dar cuenta de una posible alexitimia.

Para la descripción de la alexitima secundaria, el siguiente cuadro nos da una referencia sintetizada de lo que implica (Lusiardo, 2011, p. 49).


En este caso, la alexitimia secundaria ocurre por varias razones, una de ellas es como reacción a un trauma psicológico intenso; donde la persona suprime las emociones dolorosas como un mecanismo de defensa contra el trauma. En otras situaciones las personas con enfermedades crónicas graves pueden desarrollar alexitimia como un mecanismo de afrontamiento de la enfermedad, donde posiblemente esté relacionada con una negación de la enfermedad para protegerse de emociones demasiado dolorosas. La alexitimia puede desaparecer cuando la enfermedad mejora, o volverse crónica en aquellas personas en las que la enfermedad continua siendo grave.


Cuadro 1.

2) la alexitimia secundaria puede asociarse a tres posibles factores:

a) trauma psicológico masivo durante la niñez,



b) agresión traumática mayor en el adulto, presentando una regresión masiva como forma de ajuste, resultando en un entumecimiento parcial o total de los sentimientos (campos de concentración, experiencia de guerra, etc.),



c) factores socioculturales y psicodinámicos, como uso excesivo de ciertos mecanismos de defensa como represión y negación






Es necesario hacer énfasis que la alexitimia primaria tendría una base neurológica diferente de la secundaria. En el caso de la primaria sería causa de una anormalidad genética, un desarrollo biológico inadecuado o una lesión cerebral, mientras que la secundaria sería el resultado de influencias psicológicas, como condicionamiento sociocultural o defensa ante el trauma.

En el caso de los factores socioculturales y psicodinámicos es de importante ahondar en cómo es que se desarrolla la alexitimia; aquí la familia, la escuela y la comunidad son importantes para el surgimiento de ésta.

  1. Contexto sociocultural

La alexitimia secundaria tiene que ver con un proceso social para instalarse en la persona, es decir, desde la cultura; por ejemplo, a los varones se rigen por el modelo tradicional masculino que tiene como característica la restricción emocional; quién no ha oído la expresión ‘los hombres no lloran’ y cuando los sentimientos se hacen visibles en ocasiones surge la exclamación ‘pareces niña’, por lo que entendemos que las mujeres si tienen permiso de expresar sus emociones y, no obstante, muchas de ellas también se encuentran con ese mismo problema, por lo que no es exclusivo del varón, sin embargo “…las expectativas para un hombre [es] que tenga sus emociones bajo control, que no admita debilidad y que soporte el dolor. [Por lo que] son reprimidas las conductas y emociones…” (Manual, 2004, p. 23) para que de esta forma se afirme su virilidad.

En el caso de las mujeres, se les considera con la facilidad para expresar las emociones, es decir, se les autoriza para externar sus emociones y esto se ha logrado consolidar, ya que en cualquier momento de dolor, tristeza, de alegría o felicidad es fácil que las mujeres se dejen llevar por los sentimientos. Hay que denotar que en este género se alienta a conductas basadas en la debilidad femenina. Hombres y mujeres están asignados por su rol de género, por lo que sin saber se están forjando personas alexitimicas. Darío Páez (2000) comenta que en


La dimensión masculinidad-feminidad cultural [se] hace referencia al énfasis relativo a la armonía y comunión interpersonal que caracterizan al género femenino, en oposición al logro individual y a la asertividad que caracterizan al masculino. Los valores dominantes en las culturas femeninas son la igualdad y la bondad para con los otros. Una consecuencias de los valores culturales femeninos es la obligación percibida general de proveer el soporte emocional, mientras que las culturas masculinas enfatizan las diferencia entre los roles sexuales y consideran que sólo las mujeres deben entregar apoyo emocional. La expresión emocional en las culturas masculinas es aceptada para las mujeres, mientras se supone que los hombres encubren o disimulan sus emociones, con la excepción de la cólera-enfado y la soberbia (Páez, Darío et al., 2000, p. 64).

Estas conductas son parte de estudios sociales realizados en diferentes países y los resultados muestran una prevalencia de la alexitimia secundaria, a lo que Páez (2000) explica que desde el punto de vista verbal las emociones existen en algunas culturas que son muy expresivas, mientras que otras lo son en menor intensidad. “El individualismo, la baja distancia jerárquica, la feminidad cultural, y a nivel interpersonal, la subcultura del género femenino se han asociado con una mayor expresión verbal de las emociones. También se ha planteado que los hombres socializados en la subcultura masculina muestran un mayor déficit de expresión verbal de las emociones…” (Páez, Darío et al., 2000, p. 58).

Si bien las culturas individualistas enfatizan y valoran los sentimientos, donde los atributos individuales e internos constituyen la base de su identidad, promoviendo o fomentando la introspección entre sus integrantes, asimismo valoran la comunicación verbal de los estados internos, tal como la experiencia emocional intima.

Por otra parte, los rasgos de alexitimia en las sociedades colectivistas tienen distinta forma de expresarse o de revelar las emociones, ya que muestran un el déficits a comparación de las culturas individualistas, es decir, que en las culturas colectivistas no se valora el sí mismo interno y privado. Por ejemplo, “las reacciones verbales y no verbales ante las experiencias emocionales son más fuertes en los países individualistas, puesto que en esas culturas estos indicadores se necesitan más para orientar la interacción con otros, mientras que, en los países colectivistas, el rol y el contexto externo son indicadores más importantes para orientar la interacción (Smith y Bond 1993, en Páez, Darío et al, 2000, p. 59)”.

Para apoyar estas afirmaciones, los estudios de Basabe y cols. (1999), encontraron que el individualismo de una nación se asocia a una mayor expresión verbal de las emociones de tristeza, alegría y enojo. Por lo que podemos decir, que se demuestra “que el individualismo se asocia a mayor expresión verbal, mayor aceptación de las emociones y mayor intensidad de la vivencia afectiva subjetiva” (en Páez, Darío et al., 2000, p. 60).

En diferencia a las sociedades individualista, Russel y Yik (1996), exponen que las sociedades colectivas muestran que con “la excepción de ciertas emociones positivas como el amor y el afecto, […] las emociones son consideradas irrelevantes para la conducta y dinámica social, por lo que la ausencia de la expresión verbal no tiene valor. Importa lo que la persona hace y cómo lo hace, no lo que siente (en Páez, Darío et al., 2000, p.60).

La fisiológica y psicológica, son dos puntos importantes de referencia en cómo podemos padecer alexitimia, siendo el punto relevante cómo afecta personal y socialmente al individuo; en este caso el alumno y su desempeño escolar.


Comentarios Finales

Una vez comentado las diferentes circunstancias en que se presenta la alexitimía, podemos identificar al alumno que pueda presentar esta afección. Esto sería observando las conductas que presentan estas personas en la vida cotidiana; por ejemplo, cuando presentan problemas para hablar de sus emociones; que sus rasgos faciales sean mínimos (poco expresivos), su comportamiento se perciba como excesivamente lógicos, o poco sentimental o poco amistoso, así mismo, se muestran confusos ante las reacciones emocionales de otras personas, así mismo rara vez muestran que tienen ilusiones y su reacción al arte, literatura o música es de muy baja intensidad.

Por otra parte, también padecen continúas alteraciones fisiológicas a las que no se les encuentra explicación, como palpitaciones o dolor de estómago, dolor de cabeza, infecciones en la garganta, entre otras; esto es porque no tienen conciencia de sus sentimientos provocando que las emociones se agiten en su interior. Esta situación puede dar paso a afecciones somáticas indefinidas.

En el salón de clase hemos observado manifestaciones que nos llevan a pensar en la presencia de la alexitimia; un ejemplo es la auto-represión de algunos los alumnos, pues al platicar con ellos de cosas personales niegan que tengan problemáticas que les puedan estar afectando aunque esto sea evidente; y no falta el alumno que se muestre demasiado callados e inexpresivo, apáticos con sus pares y con quién lo rodea, llevando un vida social pobre. El conocer los indicios y algunas de sus principales características así como las consecuencias de la alexitimia nos da referencias sobre cómo identificarla en el salón de clase para considerarla en los alumnos que tengan problemas de reprobación o al socializar. Estar al tanto sobre la alexitimia nos invita a ayudar a quién la padezca, ya sea canalizando con el profesional especializado o apoyándolo nosotros mismos en el espacio escolar con la intención de que mejore su vida personal y como consecuencia la vida escolar del alumno.



REFERENCIAS

Baeza, V. C.; Antonio Bulbena Vilarrasa; Caroline Fenétrier y Marie-Christine Gély Nargeol. “Trastornos psicosomáticos y su relación con la alexitimia, ansiedad, depresión y demanda de ayuda psicológica”. Psicología y Salud, Vol. 21 (No. 2), pp. 227-237, julio-diciembre de 2011.

Córdova, V. J. (2011). Comunicado 134. Crear espacios y mejores condiciones para que lo estudiantes no deserten del bachillerato. Secretaria de Educación Pública, Recuperado: 26 de noviembre de 2011, de http:// www.sep.gob.mx


Instituto Nacional de Psiquiátria Ramón de la Fuente Muñiz; Instituto Nacional de Salud Pública; Secretaria de Salud. (2012). Encuesta Nacional de Adicciones 2011: Reporte de Drogas. México: INPRFM. Recuperado: 13 de octubre de 2013, de htpp://www.inprf.gob.mx


Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación. (2011). Reto para INEE, frenar deserción escolar. Informe anual. Recuperado: 22 de octubre de 2012, de htpp://www.anuario.upn.mx/index-php/noticias-educativas/896-el-manana/69910-reto-para-inee-frenar-la-deserción-escolar.html.

Leija, M.; Sauceda, J. y Ulloa, R. Características familiares y trastornos de la conducta alimentaria en una muestra de mujeres adolescentes internadas en un hospital psiquiátrico. Salud Mental, vol. 34, núm. 3, mayo-junio, 2011, pp. 203-210 México: Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz. Recuperado: 5 de noviembre de 2012, de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=58220785001

Lusiardo, M. y Marina Rodrigo. (2011). “Alexitimia como constructor de la personalidad: Concepto, clínica, etiología y enfoque terapéutico”. Salud Militar Vol. 30 (No. 1), pp. 48-52. Recuperado: 30 de octubre de 2012, de http://www.revistasaludmilitar.com.uy/Volumenes/Vol%2030/Alexitimia%20como%20Constructor%20de%20la%20Personalidad%20Concepto,%20Cl%C3%ADnica,%20Etiolog%C3%ADa.pdf

Manual. (2004). Yo quiero, yo puedo… Prevenir la violencia. Programa formativo para prevenir violencia a nivel primaria y secundaria en Mérida, Ciudad Juárez y Distrito Federal, Instituto Mexicano de Investigación de Familia y Población A.C. Ed. Subsecretaria de Educación Pública.



Muñoz, A. (n.d.). Alexitimia: la incapacidad para identificar y expresar emociones.

Psicología, Medicina, Salud y Terapias alternativas. Recuperado: 2 de marzo de13, de http://www.cepvi.com/articulos/alexitimia.shtml


Páez, D. y María Martina Casullo. (2000). compiladores. Cultura y Alexitimia. ¿Cómo expresamos aquello que sentimos? Buenos Aires: Paidós.

Rilova Salazar, F. (2001). Cuando el cuerpo solicita la palabra. Buenos Aires: Lumen Lohlé.

* Lic. en Psicología, Maestra en Ciencias de la Educación; estudiante de Doctorado en Ciencias de la Educación, promoción 2012-2014 en el Instituto Superior de Ciencias de la Educación del Estado de México. Este tema se desprende de la investigación que se lleva a cabo en esta institución. e-mail: colincruznoemi@yahoo.com.mx


 

 

 

 

 

Google Scholar

Bookmark and Share

 

 
 

Programas requeridos

 
free counters
  Revista Internacional PEI: Todos los Derechos Reservados 2010