Psicología y Educación Integral A.C. 
Revista Internacional PEI: Por la Psicología y Educación Integral
IBSN: 2010-07-01-00                                                     MCN :: W2BFP-QW4FS-MQQ38
Licencia Creative Commons
MyFreeCopyright.com Registered & Protected
INICIO REVISTA ESTADO DE ARTÍCULOS NÚMEROS AUTORES COMITÉS LINKS CONTACTO
 
Volumen II. Número 3. Julio-Agosto 2012 Descripción: Bandera Argentina .gif - Media y realzada
 
DESCARGA EL MANUAL DE AUTORES
CONVOCATORIAS
 
INDEXACIONES
ebesco
 
Licencia Creative Commons
MyFreeCopyright.com Registered & Protected
IBSN: Internet Blog Serial Number 2010-07-01-00

 

 

TRABAJO ¿SALUD O ENFERMEDAD?

WORK HEALTHY OR DISEASE?

Bruno Diana[1], Muñoz Nora[2] y Fantin Marina[3]

Universidad Nacional de San Luis

1-RESUMEN

El presente trabajo forma parte de una investigación que tiene como objetivo indagar sobre aspectos relacionados con la salud presentes en un entorno laboral. El marco teórico de referencia está compuesto por puntualizaciones sobre la psicología positiva, conceptualizaciones sobre el desarrollo personal de Rogers, Maslow y del enfoque integrativo de Opazo Castro y algunas teorizaciones sobre el estrés. La muestra, no probabilística y accidental, estuvo compuesta por personal docente y no docente de dos escuelas de nivel inicial y primario de la Provincia de San Luis, ambas ubicadas en zonas céntricas de la ciudad. El total de los sujetos participantes fue de 76. El instrumento de recolección de datos  es de tipo semiestructurado autoadministrable y está compuesto por las siguientes escalas: el Cuestionario de Salud General (Golberg& Williams, 1988), la Escala de Fuentes de Satisfacción Laboral (Barrios Casas &ParavicKlijn, 2006) y la Escala de Causas de Tensión en el trabajo (Barrios Casas &ParavicKlijn, 2006). Los resultados señalan que el nivel general de salud en el grupo de trabajadores examinado es bajo y se acompaña de variada sintomatología física de estrés, lo cual se relaciona con las diferentes causas de tensión halladas en el espacio de trabajo. A su vez se reconocieron fuentes de satisfacción laboral. La información recabada posibilita la formulación de planes de intervención tendientes a la promoción de salud en éste espacio de trabajo.

 

PALABRAS CLAVES: Promoción de Salud, Entornos Laborales, Estrés, Desarrollo Personal, Psicología Positiva.

 

ABSTRACT

This work aims to research health-related issues present in a workplace. The theoretical framework consists of remarks on positive psychology, personal development conceptualizations of Rogers, Maslow and integrative approach Opazo Castro and some theories on stress. The sample, not random and accidental, was composed of non-teaching staff and teaching staff of two schools of the Province of San Luis, both belonging to the primary and initial level and located in central areas of the city. The total for the participants was 76. The data collection instrument is self-administered semi-structured type and is composed of the following scales: the General Health Questionnaire (Goldberg & Williams, 1988), Source Scale Job Satisfaction (Barrios Paravic Homes & Klijn, 2006) and the Scale of Causes of Stress at Work (Barrios Paravic Homes & Klijn, 2006). The results show that the general level of health in the group of workers is considered low and is accompanied by several physical symptoms of stress, which is related to the different causes of tension found in the workspace. At the same time recognized sources of job satisfaction. With the information gathered was made an intervention plan aimed at promoting health in this workspace.

KEYWORDS: Health Promotion Environments at Work, Stress, Personal Development, Positive Psychology.

 

RESUMO
Este trabalho 
é parte de uma investigação que tem por objetivo investigar questões relacionadas à saúde presentes no local de trabalho. O referencial teórico é composto por observações sobre a psicologia positiva, conceituações desenvolvimento pessoal de Rogers, Maslow e integradora abordagem Opazo Castro e algumas teorias sobre estresse. A amostra, não aleatória e acidental, foi composta de pessoal não docente e pessoal docente de duas escolas da Província de San Luis, ambos pertencentes ao nível primário e inicial e localizados em áreas centrais da cidade. O total de participantes foi de 76. O instrumento de coleta de dados é auto-administrado tiposemi-estruturada e é composta pelos seguintes escalas: o Questionário de Saúde Geral (Goldberg & Williams, 1988), Fonte de Satisfação no Trabalho Scale (Homes Barrios Paravic & Klijn, 2006) ea Escala de Causas do Stress no Trabalho (BarriosParavic Homes & Klijn, 2006). Os resultados mostram que o nível geral da saúde no grupo de trabalhadores é considerado baixo e é acompanhada por vários sintomas físicos de estresse, o queestá relacionado com as diferentes causas de tensão encontradosno espaço de trabalho. Ao mesmo tempo, reconhecido fontes desatisfação no trabalho. Com a informação recolhida foi feito um plano de intervenção visando a promoção da saúde nesta área de trabalho.

 

PALAVRAS-CHAVE: Ambientes de Trabalho, Promoção da Saúde no, stress, Desenvolvimento Pessoal, Psicologia Positiva.

 

2- INTRODUCCION

Este trabajo se realiza en el marco del Proyecto de Investigación 22/H801 y del Proyecto de Extensión “Psicoterapia grupal”, ambos de la Universidad Nacional de San Luis.

El punto de partida es el cuestionamiento sobre por qué no utilizar los múltiples recursos y herramientas brindados en pos de la salud, no como producto de un accionar asociado a lo patológico sino a la promoción de los aspectos sanos de las personas. Desde este enfoque de la psicología, vinculado a la promoción de la salud es que se plantea este trabajo.

3- MARCO TEORICO

Antes de iniciar un breve desarrollo teórico que marque el lugar desde donde nos posicionamos al realizar este trabajo, nos  parece importante marcar que la focalización exclusiva en lo negativo que ha  dominado la psicología durante tanto tiempo, ha llevado a asumir un modelo de la existencia humana que ha olvidado e incluso negado las características positivas del ser humano y que ha contribuido a adoptar una visión pesimista de la naturaleza humana. Sin embargo, por suerte, en los últimos años se han alzado voces que, retomando las ideas de la psicología humanista acerca de la necesidad del estudio de los aspectos positivos de la existencia humana, han aportado un sólido soporte empírico y científico a esta parte descuidada de la psicología, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas y prevenir la aparición de trastornos mentales y patologías (Vera Poseck, V., 2006).

Siguiendo los lineamientos de Seligman y Peterson (2007), quienes plantean que la ciencia de la psicología positiva está constituida por tres ejes: el estudio de la experiencia subjetiva positiva, el estudio de las tendencias individuales positivas y el estudio de aquellas instituciones que hacen posibles los dos primeros, es que se pretende abordar este trabajo.

El trabajo, su trascendencia desde la promoción de la salud

La Organización Panamericana de la Salud (OPS, 2000) considera al lugar de trabajo como un entorno prioritario para la promoción de la salud en el siglo XXI. La salud en el trabajo y los entornos laborales saludables se cuentan entre los bienes más preciados de personas, comunidades y países. Un entorno laboral saludable es esencial, no sólo para lograr la salud de los trabajadores, sino también para hacer un aporte positivo a la productividad, la motivación laboral, el espíritu de trabajo, la satisfacción en el trabajo y la calidad de vida general. Un lugar de trabajo saludable promueve una buena salud, que es un recurso primordial para el desarrollo social, económico y personal, así como una importante dimensión de los ambientes laborales. Diversos factores como los políticos, económicos, sociales, culturales, ambientales y biológicos pueden favorecer o dañar la salud de los trabajadores pero, si el entorno laboral es saludable, se habrá adelantado en la conquista de espacios que permitan el desarrollo y promoción de la salud en el trabajo.

A través de la promoción en salud, se pueden desarrollar entornos laborales saludables, ya que el lugar de trabajo es donde las personas pasan la tercera parte de sus vidas y es por eso la importancia de impulsar ambientes laborales saludables. En este sentido, la OPS ha considerado al lugar de trabajo como un entorno prioritario para la promoción de la salud en el siglo XXI, debido a la importancia que ha tomado la fuerza laboral y la incidencia económica que tiene en los niveles de producción. Todo esto posibilita que se requiera abordar esta temática en profundidad.

El trabajo es una parte importante de la vida de las personas y tiene varias funciones vinculadas a los procesos cognitivos. Estas funciones influyen en la vida de los individuos favoreciendo su desarrollo y su equilibrio psicológico. Es el caso de la función integrativa o significativa, que alude al trabajo como fuente de realización personal de los individuos, pues da sentido a su vida y mejora su autoestima. Además el trabajo forma parte de nuestra identidad, porque la imagen de nosotros mismos y de nuestra experiencia laboral tiene muchísima relación con la trayectoria que desempeñamos en este ámbito de nuestra vida. Sin embargo, cuando el trabajo no cumple con estas funciones, el plano cognitivo de la psique se deteriora y pueden aparecer algunos importantes síntomas tanto a nivel físico como psíquico (Gil Monte, 2005).

Peiró (1996) lo define como el “conjunto de actividades humanas (retribuidas o no) de carácter productivo y creativo que, mediante el uso de técnicas, instrumentos, información disponible y/o materias, nos permite obtener, prestar o producir ciertos bienes, productos o servicios. El trabajador aporta su energía, conocimientos, habilidades, esfuerzos y otros diversos recursos, y obtiene a partir de ello algún tipo de compensación material, psicológica y/o social.”  Para muchas personas, el trabajo ya no es una actividad creativa que requiere un mayor o menor esfuerzo físico y mental, sino que pasó a convertirse en una tarea rutinaria, burocrática y hasta carente de sentido.

Esto nos conduce a considerar la problemática de la promoción de salud en entornos laborales como un punto central de las investigaciones, tendiente a potenciar la salud de las personas en sus ambientes de trabajo. Para lo cual es indispensable indagar en una primera instancia las experiencias subjetivas de los trabajadores con el fin de formular planes de acción tendientes a mejorar las condiciones de trabajo y consecuentemente la calidad de vida de las personas desde una visión holística de las mismas. 

Las repercusiones del trabajo sobre la salud de las personas: el Estrés

Las personas denuncian comúnmente el padecimiento de determinados síntomas que se asocian al estrés. Existen de hecho, diferentes enfoques relacionados a dicho concepto: los enfoques fisiológicos y bioquímicos consideran al estrés en términos de respuestas,  las orientaciones psicológicas y psicosociológicas asumen al estrés como un fenómeno externo focalizado en el estímulo.  Y las teorías transaccionales  proponen, sumado a lo anterior, un nuevo componente: los factores psicológicos o subjetivos (cognitivos) que median entre los agentes estresantes y las respuestas fisiológicas de estrés.

Entonces encontramos teorías basadas en la respuesta como la de Selye (1954) en donde se describe el síndrome general de adaptación ante cualquier agente nocivo para el equilibrio del sistema homeostático del organismo. Teorías  basadas en el estímulo como las de Holmes y Weitzz  que enumeran un conjunto de estímulos del ambiente que pueden alterar el funcionamiento del organismo. Y por último, teorías basadas en la interacción como la de Lazarus (1986), quien define el estrés como el conjunto de interacciones particulares entre la persona y la situación, siendo ésta valorada por la persona como algo que excede sus propios recursos y que pone en peligro su bienestar personal; se acentúa así el concepto de evaluación, que puede ser primaria (relacionada con el estimulo), secundaria (relacionada con los recursos que se tienen para afrontar la situación) o terciaria (vinculada a los procesos de retroalimentación).

Desarrollo personal- Modelo integrativo

En el ámbito de la psicología, a la hora de precisar el concepto de desarrollo personal, cada autor ha tendido a conceptualizarlo a su modo, poniendo los énfasis a su manera de acuerdo a la teoría sustentada por cada uno.

Encontramos así que desde la perspectiva de Abraham Maslow(2001), cada persona se esfuerza por alcanzar su salud, crecer o realizar su potencialidad humana. El desarrollo personal conlleva un tránsito hacia peldaños cada vez más elevados en la jerarquía de las necesidades de la persona. Luego de satisfacer sus necesidades fisiológicas y de seguridad, la persona puede preocuparse en plenitud de sus necesidades superiores: sociales y de amor, de autoestima y de autorrealización. El último peldaño de la jerarquía consiste en acceder a la autorrealización, la que se relaciona con el logro de una mayor autonomía, independencia, autocontrol, competencia y plena realización del potencial y de los talentos individuales. Cuando el medio externo, en lugar de actuar como favorecedor de las necesidades de cada individuo actúa como obstaculizador de las mismas el desarrollo personal de la persona se ve truncado. El trabajo suele generar medios de interacción altamente demandantes y estresantes, haciendo que las necesidades básicas del sujeto, fisiológicas y de seguridad, queden insatisfechas. En consecuencia, también las necesidades sociales y de amor junto a las de autoestima quedarán insatisfechas en este ámbito tan importante del individuo, lo que hace que el desarrollo personal, entendido como el tránsito hacia peldaños cada vez más elevados de la jerarquía de necesidades, se vea comprometido.

Según Carl Rogers (1961), las personas tenemos una tendencia natural hacia el crecimiento personal y la autorrealización. Para él la autorrealización implica la tendencia a desarrollar al máximo todas las capacidades que sirven para conservar o potenciar el organismo. Siguiendo la línea de Kierkegaard, Rogers plantea que la meta vital de cada uno es “ser la persona que uno realmente es”. Esto conlleva un proceso a través del cual la persona  procura alcanzar sus máximas potencialidades, funcionando en una armonía constructiva y manteniendo siempre una actitud exploratoria hacia lo que desea ser.  El autor sostiene que para que esta tendencia personal a la autorrealización pueda manifestarse es necesario contar con relaciones marcadas por la autenticidad, la sinceridad, la aceptación y el agrado, además del deseo de comprender y entender los deseos del otro. Esto nos conduce a pensar la discrepancia que existe entre la mayoría de los lugares de trabajo y este ideal. En muchos lugares de trabajo se observan relaciones marcadas por el control, la competencia desleal, la persecución, el miedo y la inseguridad.  Este punto nos lleva a pensar la necesidad de crear ambientes de trabajo que permitan expresar con libertad la tendencia innata al crecimiento personal y la autorrealización, y que no actúen como obstaculizadores de la misma. Además, si esta tendencia pudiera ser expresada con libertad no solo el trabajador se vería favorecido, sino también el empleador, dado que aumentaría la productividad y la calidad de los productos, sean del tipo que sean. 

La temática del desarrollo personal ha alcanzado tal relevancia que el concepto mismo de salud mental ha sufrido modificaciones. Ya en 1946 la Organización Mundial de la Salud señalaba que la salud no es simplemente ausencia de enfermedad, sino también presencia de bienestar. En 1962 la Federación Mundial para la Salud Mental definió la salud como un estado que permite el óptimo desarrollo físico, intelectual y afectivo del sujeto, siempre que no perturbe el desarrollo de sus semejantes.

En torno a esto es de trascendencia marcar la distinción que Andonegui y Díaz (2002, citado por Fernández Álvarez y Opazo, 2004) hicieron en relación al desarrollo personal nomotético y al ideográfico. El desarrollo personal nomotético establece como cambio progresivo la evolución en una dirección que la sociedad considera valiosa. En cambio, en el desarrollo personal ideográfico la evolución se establece en la dirección que la persona afectada considera valiosa.  Muchos de los valores que la sociedad promueve emergerán de las circunstancias específicas de esa sociedad: ideología predominante, rol de las personas más cultas, conclusiones de sus especialistas, etc. Y algunos valores dependerán de dinámicas sociológicas múltiples: valoración de la amistad, de la capacidad de compromiso afectivo, etc. Cada sociedad, entonces establece sus propios “nortes nomotéticos” en el ámbito de los valores.

Desde una perspectiva ideográfica, cada miembro de la sociedad asume a su manera los valores que su sociedad promueve. Cada persona genera su propio ideal de persona y afronta el desafío de actualizar sus propias potencialidades, en el contexto social que lo atraviesa y de acuerdo con sus propios valores.

Fernández Álvarez y Opazo (2004)  plantean  que el desarrollo personal –desde la perspectiva nomotética actual-  conlleva un proceso de cambio progresivo en el tiempo, en el cual la persona va actualizando potencialidades que le facilitarán su adaptación, enriquecerán sus opciones de bienestar personal y de satisfacción de sus necesidades personales, potenciarán sus opciones de éxito afectivo, social y laboral, y le abrirán mejores posibilidades de autorrealización. Desde el modelo integrativo supraparadigmativo, el desarrollo personal puede estar centrado indistintamente en los ámbitos biológico, cognitivo, afectivo, conductual y/o en el sistema selfcomo conjunto. Habría que pensar si el medio que rodea al individuo brinda los recursos necesarios para que la persona logre en  los distintos ámbitos  un desarrollo personal pleno. El trabajo puede ser un medio rico para favorecer el desarrollo personal en el ámbito biológico, cognitivo, afectivo, conductual y/o el sistema self  si permite al individuo  satisfacer sus diferentes necesidades. Pero también, como ocurre la mayoría de las veces, puede actuar como un medio que permite la subsistencia pero no el desarrollo personal y que genera en consecuencia niveles considerables de estrés.

METODO

La muestra estuvo compuesta por personal docente y no docente de dos escuelas de nivel inicial y primario de la Provincia de San Luis. Dichas instituciones se hayan, una en la zona céntrica de la ciudad de San Luis y, la otra, en la zona céntrica de la ciudad de Villa Mercedes.  El total de los sujetos participantes fue de 76, siendo el 75% de ellos docentes y el 25% no docentes. La media de edad es de 43.8 años con una desviación estándar de 10.71. Se trata de una muestra no probabilística, accidental, dado que se solicitó que completaran el cuestionario quienes quisieran colaborar con la investigación.

El instrumento de recolección de datos estuvo compuesto por las siguientes escalas:

-          Cuestionario de Salud General (GHQ-12), de Golberg& Williams (1988). Está integrado por 12 ítems, los que pueden contestarse sobre la base de cuatro opciones de respuesta: siempre (0), a veces (1), casi nunca (2) y nunca (3).

-          Escala de Fuentes de Satisfacción Laboral, de Barrios Casas &ParavicKlijn (2006). Consta de 11 ítems que pueden contestarse sobre la base de cuatro opciones de respuesta: siempre (1), a veces (2), casi nunca (3) y nunca (4).

-          Escala de Causas de Tensión en el trabajo,de Barrios Casas &ParavicKlijn (2006). Consta de 12 ítems que pueden contestarse sobre la base de cuatro opciones de respuesta: siempre (1), a veces (2), casi nunca (3) y nunca (4).

4- RESULTADOS

A continuación se encuentran las tablas y gráficos en donde se describen los resultados encontrados.

 

Tabla 1. Estadísticos descriptivos obtenidos en las variables Afrontamiento exitoso, Autoestima, Estrés y Puntuación general de salud del Cuestionario de Salud General (GHQ-12)  (N = 76)

 

 

Media

Desviación estándar

Mínimo

Máximo

Afrontamiento exitoso

3.53

1.836

0

11

Autoestima

4.82

1.710

1

10

Estrés

3.95

1.688

1

9

Puntuación general de salud

10.99

2.831

4

17


En la tabla número 1 se observa que la media para la variable Afrontamiento exitoso es de 3.53 con una desviación estándar de 1.83 (mínimo 0 y máximo 11) indicando bajo nivel de salud en este factor, para la variable Autoestima la media es de 4.82 con una desviación estándar de 1.71 (mínimo 1 y máximo 10) indicando un bajo nivel de salud para este factor y para la variable Estrés la media es de 3.95 y la desviación estándar de 1.68 (mínimo 1 y máximo 9) indicando bajo nivel de salud para este factor.  La media de la Puntuación general de salud  es de 10.99 con una desviación estándar de 2.83 (mínimo 4 y máximo 17) lo cual señala un nivel de salud general bajo.


Gráfico 1.Porcentajes obtenidos en la escala Satisfacción laboral  (N=76)

 

El gráfico número 1  permite observar las diferentes puntuaciones obtenidas en cada uno de los ítems de la escala Fuentes de Satisfacción Laboral. Se registran puntuaciones más elevadas en los ítems Mi trabajo requiere que sea creativo (71.1% siempre), Mi trabajo requiere que aprenda cosas nuevas (67.1% siempre), Mis opiniones y mi participación influyen en las decisiones que afectan a la empresa en su conjunto (61.8% a veces), Tengo la posibilidad de opinar y participar (52.6% a veces), Tengo tiempo suficiente para realizar mi trabajo (52.6% a veces), Mi trabajo es reconocido y valorado (51.3% a veces), Estoy satisfecho con la posibilidad de opinar y participar en las decisiones referentes a mi trabajo (48.7 % siempre).

 

 

Tabla2.  Frecuencia y porcentaje obtenidos en la variable Nivel de Satisfacción Laboral (N=76)

 

Nivel de Satisfacción

Frecuencia

Porcentaje

Alto (11-22)

68

82.9

Medio (23-33)

7

14.3

Bajo (34-44)

1

2.6

 

En la tabla número 2 se observa que el Nivel de Satisfacción Laboral es alto en el 82.9 % de la muestra.

 

Gráfico 2.Porcentajes obtenidos en la escala Causas de Tensión en el Trabajo (N=76)


En el gráfico número 2  se puede observar las diferentes puntuaciones obtenidas en cada uno de los ítems de la escala  Causas de Tensión en el Trabajo, con una frecuencia que puede oscilar entre nunca, casi nunca,  a veces y siempre. Se registran puntuaciones elevadas en los ítems Trabajo apremiado por los plazos (48.7% a veces), No saber cómo opinan y evalúan mi desempeño (44.7% a veces), Tener que satisfacer o responder a muchas personas (39.5% a veces), Mi trabajo me impide desarrollar actividades sociales (36.8 % a veces), Tener demasiado trabajo, tanto que me falta tiempo (36.8% a veces), Tener demasiada responsabilidad por el trabajo de otros (35.5% a veces).

 

Tabla3.  Frecuencia y porcentaje obtenidos en la variable Nivel de Tensión en el Trabajo (N=76)

Nivel de Tensión

Frecuencia

Porcentaje

Alto (12-24)

15

19.6

Medio (25-36)

34

44.4

Bajo (37-48)

27

35.4

La tabla número 3 indica  que el 79.8 % de los participantes obtuvieron puntuaciones medias-bajas en la variable Nivel de Tensión en el Trabajo.

 

En la tabla 4 se pueden apreciar correlaciones positivas y altamente significativas entre las variables Afrontamiento exitoso y Nivel de Satisfacción laboral, Autoestima y Nivel de Tensión laboral y entre las variables Estrés y el  Nivel de Tensión laboral. Esto reflejaría que a mayor afrontamiento exitoso mayor el nivel de satisfacción laboral, y que la disminución de la autoestima y el aumento del estrés están relacionadas con el nivel de tensión laboral percibido. Además se observa en la tabla una correlación positiva y significativa entre la Puntuación general de salud y el Nivel de tensión en el trabajo, lo que refleja que a mayor nivel de tensión percibido en el espacio de trabajo menor el nivel general de salud.

 

Tabla4. Correlación de Pearson y Significación bilateral obtenidas en las variables Afrontamiento exitoso del Cuestionario de Salud General (GHQ-12), Autoestima del Cuestionario de Salud General (GHQ-12), Estrés del Cuestionario de Salud General (GHQ-12), Puntuación general de salud del Cuestionario de Salud General (GHQ-12), Nivel de Tensión laboral y Nivel de Satisfacción laboral(N=76)

 

 

 

Nivel de Satisfacción

Nivel de tensión

Afrontamiento exitoso

Correlación de

Pearson

.383(**)

-.141

Significación

Bilateral

.001

.225

Autoestima

Correlación de Pearson

-.194

.296(**)

Significación bilateral

.092

.009

Estrés

Correlación de Pearson

-.207

.353(**)

Significación bilateral

.073

.002

Puntuación general de salud

Correlación de Pearson

.042

.239(*)

Significación  bilateral

.717

.037

* La correlación es significante al nivel 0.05 (bilateral). ** La correlación es significativa al nivel 0.01 (bilateral).

 

5- DISCUSIÓN Y CONCLUSIÓN

Como resultado de este trabajo de investigación y atendiendo a los  objetivos propuestos es posible señalar que el nivel de salud general en el grupo de trabajadores examinado es bajo. Se observa la existencia de dificultades para percibir las consecuencias negativas que el trabajo tiene sobre la propia salud, lo cual obstaculiza alcanzar el equilibrio mente-cuerpo que se asocia a un estado saludable. Por otra parte, el deterioro que los años de trabajo produce a nivel de la autoestima (en sus aspectos asociados al trabajo)  genera obstáculos en el logro del desarrollo personal (autorrealización).

Entre las fuentes de estrés que estarían provocando el deterioro en la salud antes mencionado, se hallan diversas causas de tensión en el espacio de trabajo como el no saber cómo opinan y evalúan su desempeño, tener que satisfacer y responder a muchas personas, el trabajo apremiado por el tiempo, tener mucha responsabilidad por el trabajo de otros y, entre otras, que el trabajo les impide desarrollar actividades sociales. Así, tanto las necesidades básicas como superiores no están satisfechas impidiendo alcanzar la tan mentada autorrealización. Además las relaciones que se establecen en este ámbito de la vida de los sujetos que componen la muestra no actúan como favorecedores de la tendencia innata al desarrollo personal.

Por otra parte se reconocieron como fuentes de satisfacción en el trabajo: la posibilidad de participar en las decisiones que afectan a la institución en su conjunto, que el trabajo sea reconocido y valorado, que requiera de nuevos aprendizajes y de creatividad. El grado de satisfacción laboral también se podría relacionar en el caso de los docentes, que constituyen tres cuartas partes de la muestra, a que el trabajo que realizan proviene de una elección de tipo vocacional que de alguna manera se estaría concretizando, punto a abordar en profundidad en futuras investigaciones. Esto nos permite pensar en la complejidad del tema, y que a pesar de que el entorno laboral no sea cien por ciento favorecedor del desarrollo personal, la tendencia innata al mismo buscar canales de manifestación.

Poder reconocer, por una parte, las causas de tensión que provocan el deterioro en la salud de los trabajadores y, por otra parte, cuales son las fuentes de satisfacción laboral, nos brinda la posibilidad de formular planes de intervención tendientes a la promoción de salud en éste espacio de trabajo. Entendiendo que una forma de crear entornos laborales saludables es capacitar a las personas para aumentar el control sobre su propia salud y mejorarla, el desarrollo de competencias personales y emocionales que faciliten la comunicación y el manejo de las propias emociones.  Facilitando así la expresión de la tendencia innata a la autorrealización o el tránsito a peldaños más elevados de la jerarquía de necesidades o el desarrollo personal de los diferentes subsistemas que componen el self. Además haríamos que los mismos sujetos actúen como promotores de la salud de otros, y como si fuera poco aumentaría la productividad en general favoreciendo al mismo empleador.

Desde el punto de vista metodológico, conviene recordar que la muestra fue no probabilística, ya que se trabajó con un grupo de sujetos que estaban dispuestos a colaborar por lo que los resultados son parcialmente representativos de la población a la que pertenecen.

 

6- REFERENCIAS

-  Andonegui, J. y Diaz, C. (2002) Desarrollo personal y modelo integrativo supraparadigmatico. Tesis para optar al título de especialista en psicoterapia integrativa. Santiago de Chile: ICPSI.

-  Ashton, J. y Seymour, H. (1990) La nueva salud pública. Barcelona: Masson.

-  Attanasio V., Andrasik F., Blanchard E. B. y Arena J. G. (1984).  Psychometric properties of the Sunya revisión of the psychosomatic symptom checklist. Journal of Behavioral Medicine, 7,2: 247-258.

-  Bandura, A. (1997) Self-efficacy: the exercise of control. New York: Freeman.

-  Bandura, A. (1999) Social Cognitive theory of personality. En L. Pervin y O. John (eds.): Handbook of personality (2nd ed), pp 154-196. New York: Guilford.

-  Bandura, A. (2001) Social cognitive theory: an agentic perspective. Annual Review of Psichology, 52, 1-26.

-  Barrios Casas, S. & Paravic Klijn, T. (2006) Promoción de Salud y un entorno laboral saludable. Revista Latino-Americana de Enfermagem. Vol. 14 Nº 1 Enero/Febrero.

-  Beck, A. T., Emery, G. y Greenberg, R. L.(1985) Anxiety disorders and phobias. Nueva York: Basic Books.

-  Brannon, L. y Fiest, J. (2001) Psicología de la Salud. Madrid. Madrid: Paraninfo.

-  Catford, J. (2007) Ottawa 1986: Piedra angular del desarrollo de la salud mundial. Promotion & Education, Vol. 14 (53-54)

-  Chappa, Herbert J. (1997) Pánico y Agorafobia: abordajes cognitivo y psicofarmacológico. Buenos Aires: Salerno.

-  Costa, M.  y López, E. (1998) Educación para la salud. Una estrategia para cambiar estilos de vida. Madrid: Pirámide.

-  Cuadra, H. y Florenzano, R. (2003) El bienestar subjetivo: hacia una psicología positiva. Revista de psicología de la Universidad de Chile, 12 (1) 83-96.

-  Fernández-Álvarez, H. y Opazo Castro, R. (2004) La integración en psicoterapia. Barcelona: Paidos Iberica.

-  Frerickson, B. L. (1998) What good are positive emotions? Review of General Psichology. pp. 120-134. New York: Oxford University Press.

-  Gallar, M. (2006) Promoción de la Salud y Apoyo Psicológico al Paciente. Madrid: Parainfo.

-  Gancedo, M. (2008) Historia de la Psicología Positiva. Antecedentes, aportes y proyecciones. En Casullo, M. (compiladora) Prácticas en Psicología Positiva. (pp.11-38) Buenos Aires: Lugar Editorial.

-  Gatchel, R. J. (1996) Psichological disorders and cronic pain: Cause-and-effect relationships. En Gatchel, R. J. y Turk, D. C. (eds.) Psichological approaches to pain management: A practitionser´s handbook. Nueva York: Guilford Press.

-  Gil Monte, P. R. (2005). “El síndrome de quemarse por el trabajo. Una enfermedad laboral en la sociedad de bienestar”. Madrid: Pirámide.

-  Gillham, J. E. y Seligman, M. E. P. (1999) Footsteps on the road to a positive psychology. Behavior Research and Therapy, vol.37:163-173.

-  Goldberg, D. y Williams, P. (1998) A user´s guide to the General Health Questionnarie. Windsor: NFER-NELSON.

-  González, M. e Ibáñez, I. (2001) Cuestionario de Salud General (GHQ-12): comparación de dos modelos factoriales. Psiquiatria.com 5 (1)

-  Guerrero Barona, E. y Rubio Jiménez, J. C. (2005) Estrategias de prevención e intervención del “Burnoutt” en el ámbito educativo. Salud Mental. Vol.28, Nº 5.

-  Guic Sa, E. , Mora Oa, P., Rey Cb, R. & Robles Gc., A. (2006) Estrés ocupacional y salud en funcionarios de centros de atención primaria de una comuna de Santiago. Revista médica de Chile. Vol. 134 (447-455).

-  Instituto Chileno de Psicoterapia Integrativa (ICPSI), (1995) Ficha de Evaluación Clínica Integrativa (FECI). Santiago de Chile: ICPSI.

-  Karasek, R. y Theorell, T. (1990) Healthy work. Stress, productivity and reconstruction of working life. Nueva York: Basic Books. 

-  Kobasa, S.C. (1979) Stressful life events, personality and health: An inquirí into hardiness. Journal of Personality and Social Psichology 37, 1-11.

-  Kobasa, S.C. y Maddi, S. R. (1997) Existential personality theory. En R. Corsini (ed.) Current personality theories. (pp. 242-276) Itasca, IL: Peacock.

-  Kobasa, S.C., Maddi, S. R. y Courington, S. (1981) Personality and constitution as mediators in the stress-ellness relationship. Journal of Health and Social Behavior, 22, 368-378.

-  Kobasa, S.C., Maddi, S. R. y Kahn, S. (1982) Hardiness and health: A prospective study. Journal of Personality and Social Psichology, 42, 168-177.

-  Lazarus, R. S. (1984) The trivialización of distress. En Hammonds B. L. y Scheirer, C. J. (eds.) Psichology and health: The Master Lecture Series (pp. 125-144). Washington: American Psichological Association.

-  Lazarus, R. S. (1993) From psychological stress to the emotions: A history of changing outlooks. Animal Review of Psichology. 44, 1-21

-  Lazarus, R. S. y DeLongis, A. (1983) Psichological stress and coping in aging. American Psychologist. 40, 170-779.

-  Lazarus, R. S. y Folkman, S. (1984) Stress, appraisal and coping. Nueva York: Springer.

-  Lazarus, R. S. y S. Folkman, S. (1986) Estrés y procesos cognitivos. Barcelona: Martinez Roca.

-  Leavelly, H. y Clark, E. (1965). Preventive medicine for the doctor and his comunity. An epidomiological approach. New York: McGraw Hill.

-  Mariñelarena-Dondena, L. (2008) Psicología positiva y modelos integrativos en psicoterapia. Fundamentos en Humanidades. Año IX, Nº II (18).

-  Maslow, A. (1943) A theory of human motivation. Psychological Review. Nº 50, 370

-  Maslow, A. (1991 ) La personalidad creadora. Buenos Aires: Troquel.

-  Maslow, A. , Walsh, R. y Vaughan, F. (2001) Una teoría de la metamotivación: las raíces biológicas de la vida valorativa. En Más allá del Ego.8ª edición. (pp. 182-196). Barcelona: Kairós.

-  Morales Calatayud, F. (2009) Introducción a la Psicología de la Salud.  Buenos Aires: Koyatun.

-  OMS (1986) Declaración de Ottawa. Conferencia Internacional sobre promoción de salud. Ottawa: Canadá.

-  OMS/OPS (2000) Estrategia de Promoción de la Salud en los lugares de trabajo de América Latina y el Caribe: Anexo Nº 6. Documento de trabajo. Ginebra.

-  Peiro, J. M. (1989) Desempleo juvenil y socialización para el trabajo. En Torrgrosa, J. R., Bergere, J. y Alvaro, J. L. (Ed.) Juventud, trabajo y desempleo. Madrid: Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

-  Peiro, J. M. (2003) El sistema de trabajo y sus implicaciones para la prevención de los riesgos psicosociales en el trabajo. Universitas Psychologica. Vol. 3 (2) (179-186).

-  Peiro, J. M. y Prieto, F. (1996) Tratado de psicología del trabajo. Madrid: Sintesis S. A.

-  Pérez Lovelle, R. (1987). La psiquis en la determinación de la salud. La Habana: Científico Técnica.

-  Portillo, H., Portillo, R. y Rodrigo, F. (2009) Promoción de la Salud y Apoyo Psicológico. Madrid: MacMillan Profesional.

-  Redondo, A. I. (2009) Estudio del estrés laboral en trabajadores de emergencias médicas. Psicodiagnóstico,  devolución, trascendencia y responsabilidad. XIII Congreso Nacional de Psicodiagnóstico. XX Jornadas Nacionales de ADEIP. 1, 2 y 3 de Octubre de 2009. Córdoba: Argentina.

-  Roger, C. R. (1951) Client centered therapy: It`s current practice implications and theory. Boston: Houghton- Mifflin.

-  Rogers, C. R.  (1980) Persona a persona. Buenos Aires: Amorrortu.

-  Rogers, C. R. (1961) El proceso de convertirse en persona. Mi técnica terapéutica. Barcelona: Paidos Ibérica.

-  Salanova, M., Grau, R. M. y Martinéz I. M. (2005) Demandas laborales y conductas de afrontamiento: el rol modulador de la autoeficacia profesional. Psicothema. Vol. 17 Nº 3 (390-395)

-  San Martín, H. (1984). Crisis mundial de salud, ¿salud para nadie en el año 2000? Madrid:  Ciencia.

-  Sánchez-López, M. P. y Dresch, V. (2008) The 12-Item General Health Questionnaire (GHQ-12): Reliability, external validity and factor structure in the Spanish population. Psicothema. Vol. 20, nº 4, 839-843.

-  Schaufeli, W. B. y Salanova M. L (2002) ¿Cómo evaluar los riesgos psicosociales en el trabajo? Revista del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el trabajo. Nº 2 (4-9)

-  Schlaepfer-Pedrazzani, L. y Infante-Castañeda, C. (1990) La medición de salud: perspectivas teóricas y metodológicas. Salud pública de México. Marzo-Abril Vol. 32, Nº2

-  Seligman, M. y Csikszentmihalyi, M. (2000) Positive Psychology: An introduction. American Psychologist. Vol. 55, Nº 1. 5-14

-  Seligman, M. y Peterson, C. (2007) Psicología clínica positiva. En Aspinwall, L. y Staudinger, U. (eds), Psicología del potencial humano (pp. 409-425).  Barcelona: Gedisa.

-  Selye, H. (1956) The stress of life. Nueva York: McGraw-Hill.

-  Selye, H. (1976) Stress in health and disease. Butterworths: Reading, M.A.

-  Selye, H. (1982) History and present status of the stress concept. En Goldberger L. y Breznitz S. (eds.) Handbook of stress: theoretical and clinical aspects. (pp. 7-17) Nueva York: Free Press.

-  Sigerist, H. (1941). Medicine and Human Welfare. New Haven: Yale University Press.

-  Solé Gómez, M. S. (2004) La promoción de la salud en el trabajo: ¿utopía o necesidad? Centro Nacional de Condiciones de Trabajo. En http://www.estrucplan.com.ar

-  Spielberger, C. D. & Reheiser, E. C. (1998) Encuesta de estrés laboral: diferencias de género en la medición del estrés ocupacional. Revista de Psicología. Vol. III Nº 3 Julio.

-  Stone, G. C. (1987) The scope of health psychology. En Stone, G. C., Weiss, S. M., Matarazzo, J. D., Miller, N. E., Rodin, J., Belar, C. D., Follick, M. J. y Singers, J. E. (eds) Health psychology. A discipline and a profession. (pp. 27-40) Chicago: University of Chicago Press.

-  Taylor, S. E., Kemeny, M. E., Reed, G. M.,  Bower, J. E. y Gruenewald, T. L. (2000) Psychological resources, positive illusions and health. American psychologist, 55, 99-109.

-  Truco, M. B., Valenzuela, A. & Truco, D. (1999) Estrés ocupacional en personal de salud. Revista médica de Chile. Vol. 127 (12).

-  Vázquez, C. (2006) La psicología positiva en perspectiva. Papeles del psicólogo. Vol.27 (1) (1-2).

Vera Poseck, B. (2006) Psicología positiva: una nueva forma de entender la psicología. Papeles del psicólogo. Vol. 27 (1) (3-8).


[1] Bruno Diana, Licenciada en Psicología y Profesora en Enseñanza Media y Superior de Psicología, egresada de la UNSL. Miembro del Proyecto de Investigación 22/H801 y del Proyecto de Extensión “Psicoterapia grupal”, ambos de la Universidad Nacional de San Luis, Argentina. daianabruno2@hotmail.com 

[2] Muñoz de Visco Elina Nora, Magister en Psicología Clínica Cognitiva Integrativa. Licenciada en Psicología. Profesora Titular Exclusiva de la Facultad de Ciencias Humanas en las asignaturas Psicología General Teorías Cognitivas Integrativas y Psicología Humanista. Directora del Proyecto de Investigación 22H/801.Directora del Proyecto de Extensión Psicoterapia Grupal de la UNSL.
 
[3] Fantin Marina Beatriz, Doctora en Psicología, docente de la cátedra de Psicología General de la carrera de Educación Inicial, miembro integrante

del proyecto de investigación 428501, Facultad de Ciencias Humanas,

Universidad Nacional de San Luis. Psicóloga clínica.

 

Google Scholar

Bookmark and Share

 

 
 

Programas requeridos

 
free counters
  Revista Internacional PEI: Todos los Derechos Reservados 2010