Psicología y Educación Integral A.C. 
Revista Internacional PEI: Por la Psicología y Educación Integral
IBSN: 2010-07-01-00                                                     MCN :: W2BFP-QW4FS-MQQ38
Licencia Creative Commons
MyFreeCopyright.com Registered & Protected
INICIO REVISTA ESTADO DE ARTÍCULOS NÚMEROS AUTORES COMITÉS LINKS CONTACTO
 
Volumen I. Número II. Enero-Febrero 2012
 
DESCARGA EL MANUAL DE AUTORES
CONVOCATORIAS
 
INDEXACIONES
 
Licencia Creative Commons
MyFreeCopyright.com Registered & Protected
IBSN: Internet Blog Serial Number 2010-07-01-00

PROPUESTA PARA FORMAR PROFESIONALES

DE LA PSICOLOGÍA

 

Dra. Magdalena Varela Macedo

Coordinación de Psicología Social

División de Estudios Profesionales

Facultad de Psicología

Universidad Nacional Autónoma de México

 

Resumen

Como profesional de la docencia y como interesada también en el estudio de los problemas psicológicos, veo la necesidad de vincular de manera cada vez más estrecha la teoría y la práctica. El trabajo sobre una problemática particular, ofrece la oportunidad de lograrlo, y por ello, considero que uno de los objetivos fundamentales para el trabajo académico debería ser: “Revertir las experiencias profesionales a la docencia y la investigación, en cuestiones relativas a los servicios que ofrece un profesional de la psicología”. Considerando que la investigación sistemática debe ser el origen de cualquier decisión que se tome respecto a como implementar estrategias de intervención en el campo, se sugiere un modelo a seguir, cuyos procesos lógicos y críticos nos conducirían por un lado al conocimiento, o descubrimiento de datos o problemas sentidos por una población determinada, y por el otro a la derivación de esquemas, planes y tácticas por las cuales se podría arribar a metas de carácter práctico/académico. Esto es, se podría trabajar y obtener resultados dentro de dos tipos de contexto: el básico y el aplicado. Adicional a lo anterior, la investigación científica pondría de manifiesto dentro de la población, particularidades y problemáticas que eventualmente generarían ciertas actividades especificas, las que podríamos ubicar dentro de un contexto determinado: académico o de intervención.

Sin embargo, enseñar a resolver problemas no consiste sólo en dotar a los alumnos de destrezas y estrategias eficaces sino también de crear en ellos el hábito y la actitud de enfrentar el aprendizaje como un problema al que hay que encontrar respuesta. No se trata sólo de enseñar a resolver problemas sino también de enseñar a plantearse problemas, a convertir la realidad en un problema que merece ser indagado y estudiado. El aprendizaje de la solución de problemas sólo se generalizará si se traslada al ámbito de lo cotidiano, si se genera en el alumno la actitud de buscar respuestas a sus propias preguntas/problema, si se habitúa a hacerse preguntas en lugar de buscar sólo respuestas ya elaboradas por otros.

Hay entonces que replantear el papel del alumno y del docente en el proceso enseñanza aprendizaje. No basta con proporcionar saberes empaquetados, cerrados en sí mismos, sino que hay que hacer de los alumnos personas capaces de enfrentarse a situaciones y contextos cambiantes que requieren de ellos aprender conocimientos y habilidades nuevas, Pozo, Del Puy Pérez, Domínguez, Gómez, Postigo (1998).

 

Palabras clave: enseñanza de la psicología, educación superior, aprendizaje por solución de problemas, aprender a aprender.

 

A PROPOSAL TO TRAIN PROFESSIONALS OF PSYCHOLOGY

 

Abstract

 

As a professional teacher and also interested in the study of psychological problems, I see the need to link theory and practice. To work on a particular issue, provides an opportunity to do so, and therefore, I believe that one of the key objectives for academic work should be: "Reverse professional experience into teaching and research in matters relating to services that offers professional of psychology." Considering that systematic research should be the origin of any decision made regarding how to implement intervention strategies in the field, it is suggested a model to follow up, which lead us to knowledge on the one hand, or disclosure of data or problems felt by a given population, and secondly the derivation of schemes, plans and tactics by which we could arrive at a practical/academic goals. That is, it could work and get results in two types of context: the basic and applied. In addition to that, scientific research would discover within the population characteristics and problems that eventually could generate certain specific activities, which could locate in a particular context: academic or applied.

However, teaching problem-solving is not just about providing people with the skills and effective strategies to do so, but also to create in them the habit and attitude to address learning as a problem that must be answered. It is not just to teach problem solving. It is been able to turn reality into a problem that deserves to be investigated and studied. Learning problem solving is generalized only if student moves to the realm of the everyday. There is a need to generate, in the student an attitude of looking for answers to his questions/problems. You have to accustome him to asking questions instead of looking for answers developed by others.

It is necessary to rethink the role of student and teacher in the teaching-learning process. It is not enough to provide packaged knowledge, but we have to make students able to cope with changing situations and contexts, that require them to learn new skills and knowledge, Pozo, del Puy Pérez Domínguez, Gómez, Postigo (1998).

 

Keywords: educational psychology, higher education, learning by problem solving, learning to learn.

 

Introducción

 

Desde tiempo atrás se ha dado mucha importancia a la discusión sobre los métodos adecuados para preparar a los psicólogos para su práctica profesional. Esta preocupación se ha visto reflejada en los acuerdos que se han tomado en las diversas conferencias que ha celebrado la APA. Por ejemplo, algunos investigadores han propuesto la necesidad de implementar de una manera más efectiva el modelo “Boulder” 1949, (Graham y Fox, 1991) que destaca la práctica científica. Otros plantean la necesidad de eliminar este modelo y buscar una forma de entrenamiento profesional diferente (modelo Vail, 1973) apropiado para aquéllos que se abocan a la práctica clínica. (Minke y Brown, 1996).

            Por otra parte, Blanco y Fernández-Ríos (1989) proponen que cuando entre psicólogos se analice el tema referente al curriculum profesional, así como cuando se discuta sobre la práctica profesional, se considere lo que se planteó en la reunión celebrada por la APA, en Salt Lake City, Utah  en junio de 1987. En esta ocasión, dicen los autores, se resolvió que los contenidos de la formación de los profesionales de la  psicología deberían seguir los cuatro principios básicos siguientes:

 

  1. La conducta es en alguna medida regular y predecible
  2. Los determinantes de la conducta pueden ser, al menos en algún grado identificables
  3. La conducta incluyendo la de los propios psicólogos, se encuentra, afectada de determinantes socioculturales y lingüísticos
  4. La conducta está profundamente influída por los sustratos biológicos y fisiológicos del organismo.

 

En esta reunión  se analizaron también otras temáticas importantes como la referente a si la preparación para la práctica profesional requiere de un modelo de educación doctoral diferente

            Dorothy W. Cantor, presidente de la APA para el período 1996-1997, en una entrevista que le realizó Clarke-Kudless (1996) señaló lo siguiente, ante la pregunta de cúal era su visión para el futuro de la psicología:

 

“Quiero que la psicología haga su contribución de una manera lo más

completa posible, en la práctica, en la investigación, en el estableci-

miento de políticas sociales”.

 

            Comentó también que una de las preocupaciones para su período al frente de la APA, tenía que ver con una redefinición de las funciones de los psicólogos en los contextos urbanos. Señala que hasta la fecha los psicólogos en las ciudades han realizado trabajos con las familias, con comunidades, en los centros de trabajo, pero, apunta que es momento de que los psicólogos estén en lugares clave como lo son aquéllos donde se toman las decisiones políticas importantes, los lugares donde se planifica y se soluciona todo lo que tiene que ver con la vida en las urbes.

            Análisis de la Enseñanza de la Psicología

            La reforma que en materia educativa y de salud se ha venido realizando en todo el mundo, y claro en México, sugiere que nos replanteemos los objetivos y características de nuestra disciplina  en diferentes ordenes, por ejemplo áreas de especialidad, una práctica profesional orientada a la solución de problemas, trabajo interdisciplinario, nuevos métodos de enseñanza y servicio social, entrenamiento pre y postdoctoral, trabajo interdisciplinario, etc.

            Varias áreas de la psicología como la educativa, la clínica, la laboral, la fisiológica,  no presentan dificultad alguna para definir su objeto de estudio, o su mismo campo de trabajo, sin embargo, pareciera que para la psicología social no existiera un campo de estudio y trabajo especificado. Blanco y Fernández-Ríos (1989) comentan que la psicología social efectivamente no posee un objeto propio de estudio, sin embargo, agregan que su esencia  y distintividad se cifra más bien en el peculiar modo, estilo y punto de vista con que enfrenta el estudio e investigación de los muchos recovecos del comportamiento humano. Plantean que la psicología social se puede decir de muchas maneras, esto se refiere a que lo psicosocial lleva implícito como elemento incuestionable la interdependencia y la mutua influencia” (Blanco y  Fernández Ríos, 1989).

            De manera adicional se puede comentar que al ser la psicología la disciplina que se interesa por el estudio de los procesos de interacción humana, y recordando que esa interacción ocurre en todos los ambientes donde se reúnen dos o más personas, podemos observar que en lugar de estrecharse el campo de trabajo de la psicología, se amplía, pues existe la posibilidad de participar en un trabajo interdisciplinario en cualquier tipo de ambientes sociales.

            Retomando el discurso de Blanco y Fernández Ríos, (1989), ante la pregunta de cual es el objeto de estudio y trabajo del psicólogo, dicen que mantienen la idea de que es lo científico, y  proponen recordando a Fisher (1982) cinco roles o tareas centrales en el campo profesional:

 

  • El de un investigador aplicado cuya fuente de inspiración se cifra en asuntos de gran relevancia social (prejuicio, influencia de los medios de comunicación de masas, satisfacción residencial, conflictos sociales, etc.
  • Consultor de investigación o experto en el diseño, análisis y ejecución de la investigación que llevan a cabo otras instancias
  • Evaluador de programas
  • Consultor para el desarrollo de programas normalmente centrados en los temas de relevancia social
  • Consultor organizacional.

            La Reforma Educativa

Por otro lado, lo que mejor puede resumir el espíritu psicopedagógico de la reforma educativa es el de fomentar en los alumnos la capacidad de aprender a aprender. En las diversas etapas y áreas se destaca la necesidad de que los alumnos adquieran no sólo el conjunto de conocimiento ya elaborados que constituye la cultura y la ciencia de nuestra sociedad, sino también y de modo muy especial, que adquieran habilidades y estrategias que les permitan aprender por sí mismos nuevos conocimientos.

 

      Rol del Docente y del Alumno

Diversos investigadores y profesores de un nivel de enseñanza superior han estado interesados por investigar así como por proporcionar a los alumnos condiciones de aprendizaje específico, especial y valioso en sus cursos. Ejemplo de ello serían Howells, (1978), Rinalducci y Harwick (1978), Jay (1980), Kottke (1984), Schutt (1987),  Kramer y Conoley (1991), Kulikowich y Young (2001), Flanagan Knapp (2005), Hassel y Lourey (2005), Nadolski, Kirschner, Van Merriënboer (2005).

Flanagan Knapp (2005) sostiene la necesidad de preparar al docente para la diversidad. Propone que los estudiantes presentan diferentes preferencias de aprendizaje, debido a la diversidad que existe entre ellos. Destaca que cada estudiante posee diferentes áreas de talento y de dificultad, ha adquirido experiencias también diversas, sus patrones de aprendizaje son diferentes, lo mismo que sus valores, intereses y metas.

Como puede verse, queda de manifiesto la necesidad de replantear el papel del alumno y del docente en el proceso enseñanza aprendizaje. En la perspectiva que tenemos de una sociedad poco flexible en las demandas laborales, culturales, y competitivas que hace a sus ciudadanos, no basta con proporcionar saberes empaquetados, cerrados en sí mismos, sino que hay que hacer de los alumnos personas capaces de enfrentarse a situaciones y contextos cambiantes que requieren de ellos aprender conocimientos y habilidades nuevas, Pozo, Del Puy Pérez, Domínguez, Gómez, Postigo (1998).

 

      Marco Conceptual de la Propuesta

En el análisis de los reportes que a continuación se presentan, se revisarán algunas estrategias que se sugieren para incidir sobre estos aspectos, y mejorar dicho proceso.

Tenemos que Howells (1978), propone estructurar un curso alrededor de un proyecto de campo. Comenta que la naturaleza general del curso debe decidirse con una antelación de 6 a 12 meses, y debe recolectarse material periodístico, alrededor de un tema, el semestre anterior a la impartición del mismo. Cuando el curso inicia, las etapas del proceso de investigación incluyen: búsqueda bibliográfica, visitas a agencias gubernamentales y centros especializados, lectura de material periodístico, evaluación de actitudes, elaboración de propuesta, presentación de resultados, etc.

Rinalducci y Harwick (1978), basan su propuesta en el diseño de un problema hipotético, para el cual los alumnos tendrían que examinar los principales elementos que se implican, y sobre todo tendrían la oportunidad de ser creativos y desarrollar sus propias estrategias para solucionar el problema hipotético. Los autores comentan que esta forma de trabajo, tiene la ventaja adicional de que los resultados, podrían vincularse con una problemática que se presentase en el mundo real.

Jay (1980), comienza sus cursos con una serie de lecturas generales sobre una variedad de tópicos, sobre estas lecturas, los estudiantes tienen que seleccionar una temática y desarrollar un proyecto de investigación. Este proyecto lo pueden llevar a cabo individualmente o en un equipo de trabajo. Todas las lecturas que se hacen versan sobre una problemática psicológica, preferentemente relacionada con su medio escolar.

Kottke (1984) comenta que los instructores utilizan con frecuencia proyectos que requieren la participación activa del estudiante para incrementar su involucramiento y hacer que el aprendizaje sea más permanente.

Schutt (1987), plantea que los cursos donde se habla sobre métodos de investigación en la enseñanza superior fortalecen el análisis crítico de la realidad social, ayudan a entender los estudios empíricos y a desarrollar habilidades esenciales para llevar a cabo una investigación dentro de esa realidad social. Comenta el autor que además, la utilización de diferentes textos, complementa una estrategia de enseñanza multimétodo, donde se daría énfasis a la experiencia de investigar, al análisis de datos por computadora, y al uso de las técnicas estadísticas asociadas.

Kramer y Conoley (1991), señalan que sus esfuerzos se enfocan a tratar de solucionar algunos problemas que han observado en la enseñanza profesional de los alumnos. El primero se refiere al número limitado (o no existente) de lugares para el entrenamiento de los estudiantes. El segundo a que no se tiene la oportunidad de controlar la naturaleza de las experiencias de aprendizaje en los lugares de que se dispone. El programa que ofrecen está basado en una visión ecológica de la conducta humana y de los servicios psicológicos.

El programa intenta entrenar psicólogos que usen el método científico en la solución de los problemas observados. Esto demanda que ayudemos a los estudiantes a articular la interacción entre la teoría y la práctica. La meta es habilitar a los estudiantes para que puedan ensanchar y profundizar la visión que tengan cuando analicen un problema psicológico determinado.

Kulikowich y Young (2001), intentan utilizar una metodología denominada de acción localizada, en la cual involucran a los alumnos en la solución de una problemática dada en su ambiente escolar. Trabajan desde una perspectiva de evaluación ecológica percepción-acción, por medio de la cual se ofrece la oportunidad de que los alumnos construyan, junto con el profesor una alternativa de solución. Para ello, utilizan un programa en computadora, el cual contiene una estrategia de aprendizaje y evaluación que vincula al alumno con problemáticas de su medio ambiente. De esta forma el alumno se enfrenta a condiciones simuladas de temporalidad y realidad que hacen necesario que su trabajo se de en una forma precisa y dentro de un tiempo determinado.

Por otra parte Hassel y Lourey (2005), comentan que es de suma importancia el que le digamos al estudiante qué esperamos de él, asimismo, necesitamos crear un ambiente de aprendizaje valioso, donde se especifique cuál es el trabajo que se va a hacer, cuáles son las normas que van a regular el curso, además, deben proporcionarse las condiciones para que el alumno logre dominar la temática. Al mismo tiempo, deben equipararse las calificaciones con los logros obtenidos, y ello debe mantenerse para todos los estudiantes. Es importante también, mantener criterios de desempeño elevados.

Nadolski, Kirschner, Van Merriënboer (2005), nos dicen que el que un alumno tenga que desarrollar una tarea compleja para su curso, con frecuencia es muy difícil. Sugieren que la solución sería el desmenuzar las tareas en una serie de pequeños pasos. El número de pasos debe optimizarse para que el aprendizaje sea más eficiente y efectivo. Sugieren también que los alumnos en el curso se aboquen a trabajar sobre un problema práctico e instrumental que les permita desarrollar los esquemas cognitivos necesarios para el desarrollo y generalización de habilidades complejas. Agregan que el aprendizaje que busca la generalización puede lograrse de una mejor manera si se utilizan situaciones de aprendizaje realistas, que consistirían en una descripción de la tarea, un ambiente real donde llevar a cabo esa tarea, y también una realimentación cognitiva de la ejecución que estén presentando.

Sin embargo, las tareas resultan en ocasiones difíciles para los alumnos, por lo cual se requiere de una cierta forma de simplificación. Por tanto, esas tareas necesitan ser diseñadas según algún modelo pedagógico, y a continuación deben simplificarse por medio de la fragmentación de la tarea total en pequeños pasos representados por tareas pequeñas.

Este llamado procedimiento sistemático para la solución de problemas reales, se apoya en una hoja de trabajo que va describiendo el procedimiento a seguir. En la hoja de trabajo se describe la secuencia de tareas a realizar. Así, cada tarea representa una fase en el proceso de solución de la problemática bajo estudio.

El procedimiento de aprendizaje consiste entonces de varias fases, que implican el desarrollo de estrategias de solución de problemas, así como el dominio de los aspectos revisados. Un punto importante es determinar cuál es el número óptimo de pasos y cuándo detenerse. Las actividades con pocas fases resultan muy difíciles y demandantes desde el punto de vista cognitivo. Por otro lado, las tareas con demasiados pasos pueden dificultar el aprendizaje debido a la incoherencia que puede causar la información redundante entre fases, y/o el exceso de detalles. Sugieren los autores, analizar y ponderar la dificultad de los resultados así como la cantidad de esfuerzo que se requiere, para decidir sobre el número.

Para el diseño del programa o programas de trabajo, se sugiere analizar la información disponible para estructurar un curso, Con ello  se podría hacer una categorización de los problemas, cuya finalidad seria el localizar los prioritarios, así como establecer una secuencia de actividades.

 

            Propuesta de Enseñanza de la Psicología

            El procedimiento que se sugiere seguir para llevar a cabo un curso, en términos generales, y desmenuzando las actividades en pequeños pasos o etapas sería el siguiente:

  1. El curso comenzaría con algunas lecturas generales, las cuales versarían sobre una variedad de tópicos en materia psicológica.
  2. Los estudiantes tendrían que seleccionar una temática, y sobre ella desarrollar un proyecto de investigación y trabajo, el que podría llevarse a cabo de manera individual, o en equipo. Ello dependería de los intereses mostrados por los propios alumnos.
  3. La problemática a trabajar, se sugiere, deberá estar vinculada con una problemática que ellos hubiesen observado cerca del lugar donde viven, o trabajan, o estudian.
  4. En el proyecto se incluyen las etapas de:
    • familiarización con el ambiente donde se va a trabajar,
    • definición y precisión de un problema,
    • revisión de la literatura pertinente,
    • discusión en grupo de alternativas de abordaje,
    • elaboración de instrumentos de medición,
    • recolección de datos,
    • análisis e interpretación de los mismos,
    • presentación de los resultados al grupo general, o en algún foro de estudiantes para establecer sugerencias para desarrollar estrategias de intervención,
    • presentación de los resultados a la comunidad involucrada con la problemática, para buscar soluciones y llegar a acuerdos de trabajo,
    • implementación de estrategias,
    • estudios de seguimiento,
    • evaluación general,
    • etc.

 

            Vinculación entre Teoría y Práctica

Como profesional de la docencia y como interesada también en el estudio de los hechos sociales, veo la necesidad de vincular de manera cada vez mas estrecha la teoría y la practica.  Por tal motivo se propone lo siguiente:

"Revertir las experiencias profesionales a la docencia y la investigación en cuestiones relativas a la psicólogía".

Por ello se sugiere un modelo a seguir, cuyos procesos lógicos y críticos nos conduzcan por un lado al conocimiento o descubrimiento de datos o problemas sentidos por la comunidad; y por el otro a la derivación de esquemas, planes y tácticas por las cuales se podría arribar a metas académicas complementarias.

Esto es, la investigación científica pondría de manifiesto problemáticas que eventualmente generarían ciertas actividades específicas, las que podríamos ubicar dentro de un contexto determinado: académico o de intervención. Se podrían obtener también dos tipos de objetivos: básico o aplicado.

Organizando nuestras dos variables: contexto y tipo de objetivo en una tabla de dos entradas, obtenemos cuatro actividades a desarrollar que apoyarían de manera eficaz la idea de vincular la teoría y la práctica.

Dentro de un contexto académico y buscando obtener un objetivo básico, tenemos que las actividades a realizar podrían ser:

  • aquellas que nos permitieran desarrollar, ampliar o afinar un marco teórico.
  • aquellas que tuvieran que ver con el desarrollo de curricula profesionales. 

 

            A continuación vamos a ubicarnos dentro de un contexto de intervención y buscando un objetivo básico. Las actividades a realizar ahora, nos pueden llevar a: desarrollar lineamientos o políticas generales para orientar y conducir el trabajo profesional.

Si nos detenemos dentro del plano académico y pretendemos un objetivo aplicado, tenemos lo siguiente:

 

  • derivar un perfil del profesional de la psicología.
  • establecer habilidades a cubrir por un programa de entrenamiento a profesionales y paraprofesionales.

 

Dentro de un objetivo aplicado y bajo un contexto de intervención tenemos que:

  • realizar diagnósticos más precisos
  • promover con mayor eficacia la participación.
  • participar de manera mas acertada en la solución de la problemática encontrada.

 

En el trabajo profesional deben buscarse y desarrollarse actividades que tengan que ver por un lado con el control de las conductas llamadas anómicas, pero también hay que considerar los sistemas de socialización y de soporte de los programas que se hubiesen establecido.

Queda sobreentendido que el método a seguir durante toda la fase de intervención es primordialmente el científico, apoyándose claro en tácticas y técnicas adecuadas que nos ayuden a obtener los objetivos buscados.

Habiéndose obtenido la información respecto a la problemática, esta debe de ajustarse a un proceso de análisis que permitirá darle un orden, una integración, una estructura, para así poder derivar los programas de acción y las estrategias de intervención. Para obtener lo anterior se sugiere analizar la información y contestar a preguntas como las siguientes:

 

  • ¿Cual o cuales son los problemas que se presentan?
  • ¿Como esta ocurriendo esa problemática?
  • ¿Cuales son los factores que la desencadenan o mantienen?
  • ¿Donde esta ocurriendo esa  problemática: en toda una comunidad, en una zona, en una familia?
  • ¿Que podemos hacer para solucionar esa problemática? O sea ¿Hacia donde vamos a conducir el cambio?
  • ¿Que tipo de recursos son los que se necesitan?
  • Respecto a los recursos humanos. ¿Hay que entrenar personal especializado?
  • Etc.

 

Con las respuestas a estas y otras preguntas que pudieran surgir, se podría  hacer una categorización de los problemas, cuya finalidad seria el localizar los prioritarios para centrar la atención y el esfuerzo en ellos.

 

      Análisis y Discusión

            Una de las propuestas que se presenta en este documento señala que existe la necesidad de replantear los objetivos y características de nuestra disciplina en diferentes ordenes, por ejemplo áreas de especialidad, una práctica profesional orientada a la solución de problemas, trabajo interdisciplinario, nuevos métodos de enseñanza y servicio social, entrenamiento pre y postdoctoral, trabajo interdisciplinario, etc.  El objetivo de la transformación sería incidir sobre la eficacia y mejoramiento de nuestro trabajo en las aulas.

            La propuesta entonces, sintetiza el sentir de diversos investigadores que se han preocupado por mejorar las condiciones de enseñanza aprendizaje de la disciplina, a lo largo de varios años, Howells (1978), Rinalducci y Harwick (1978), Jay (1980), Kottke (1984) Schutt (1987), Kramer y Conoley (1991), Kulikowich y Young (2001), Hassel y Lourey (2005), Nadolski, Kirschner, Van Merriënboer (2005),

Por otro lado, y para abundar y detallar sobre la manera en que se concibe el proceso de enseñanza, también se propone fomentar en los alumnos la capacidad de aprender a aprender, que se señala es lo que mejor puede resumir el espíritu psicopedagógico de la reforma educativa a nivel global. 

Como puede verse, queda de manifiesto la necesidad de replantear el papel del alumno y del docente en el proceso enseñanza aprendizaje. Se busca que el alumno a través de la observación de lo que hace el maestro, y en colaboración con él, aprenda, se busca que este alumno sea más activo y que participe  en su proceso de aprendizaje. 

En la actualidad, en educación se quiere también que el alumno aprenda a hacer cosas desde que se está formando, evidentemente siguiendo una estrategia o método estandarizado de trabajo. Se plantea que el método a seguir durante toda la fase de investigación sea el científico, apoyándose claro en tácticas y técnicas adecuadas que nos ayuden a recabar información que nos permita obtener los objetivos buscados.

            El procedimiento que se sugiere seguir para llevar a cabo un curso, en términos generales, y desmenuzando las actividades en pequeños pasos o etapas sería el siguiente: El curso comenzaría con algunas lecturas, las cuales versarían sobre tópicos psicológicos. Se buscará que esas lecturas aborden problemáticas observadas en el barrio donde se vive, o se trabaja o se estudia.

El alumno elaboraría un proyecto que incluiría las etapas de: familiarización con el ambiente donde se va a trabajar, definición y precisión de un problema, revisión de la literatura pertinente, discusión en grupo de alternativas de abordaje, elaboración de instrumentos de medición, recolección de datos, análisis e interpretación de los mismos, presentación de los resultados al grupo general, o en algún foro de estudiantes para establecer sugerencias para desarrollar estrategias de intervención, presentación de los resultados a la comunidad involucrada con la problemática, para buscar soluciones y llegar a acuerdos de trabajo, implementación de estrategias, estudios de seguimiento, evaluación general, etc.

Otro dilema que surge en el proceso de enseñanza es la vinculación  cada vez mas estrecha entre la teoría y la práctica. Por eso se propone una estrategia de trabajo que señala se analice la información respecto a la forma de aproximación que se hace a la problemática sobre la cual se trabaja, para poder reflexionar sobre ella, derivar pasos a seguir, darle un orden, una integración, una estructura, una secuencia, para así poder derivar los programas de acción y estrategias que nos lleven a un modelo de vinculación de la práctica con la teoría.

 

Conclusiones

            Orientar un currículo hacia la solución de problemas implica buscar y diseñar situaciones lo suficientemente abiertas como para inducir en los alumnos una búsqueda y apropiación de estrategias adecuadas para encontrar respuestas a preguntas no sólo escolares, sino también de su realidad cotidiana, Del Puy Pérez y Pozo (1998).

            Sin embargo, enseñar a resolver problemas no consiste sólo en dotar a los alumnos de destrezas y estrategias eficaces sino también de crear en ellos, quizás por medio de la observación de lo que hace el maestro, el hábito y la actitud de enfrentar el aprendizaje como un problema al que hay que encontrar respuesta. No se trata sólo de enseñar a resolver problemas sino también de enseñar a plantearse problemas, a convertir la realidad en un problema que merece ser indagado y estudiado. El aprendizaje de la solución de problemas sólo se generalizará si se traslada al ámbito de lo cotidiano, si se genera en el alumno la actitud de buscar respuestas a sus propias preguntas/problema, si aprende por observación y participación, a hacerse preguntas en lugar de buscar sólo respuestas ya elaboradas por otros.

            Es conveniente que el alumno (que debe aprender) no se comporte como un espectador, sino que debe estar activo y esforzarse, hacer y experimentar, reflexionar y equivocarse. El alumno pasa de la recepción pasiva de información a la construcción del conocimiento. El alumno se acostumbra a que la práctica razonada y meditada, anteceda a la construcción o afirmación de una teoría.

            Cuando se le hace ver al alumno la conexión de los contenidos con la realidad y la utilidad de aprender, se espera que ya no se preocupe solamente por aprobar.

            El nuevo rol del profesor no radica en que continúe dando las mejores respuestas a las preguntas de sus alumnos, sino  que les ayude a encontrarlas. Asesorándolos en cómo buscar información, cómo estructurarla, como redactar documentos, como presentarlos en reuniones científicas, etc.

            Es importante que los alumnos se involucren en la determinación de las tareas a realizar en un curso, que alumnos y profesores establezcan alianzas, y que el profesor apoye el aprendizaje de los alumnos para que ellos encuentren soluciones por sí mismos.

 

Bibliografía

American Psychological Association (1987) Final resolutions approved by the

  National  Conference on graduate education in psychology. Washington D.C.

Blanco A. A. Fernandez-Ríos, M. (1989) Psicología Académica y Psicología

  Profesional en el  Campo Social y de las Organizaciones. Anuario de

  Psicología  41 (2) 75-110.

Carson, C. Tharinger, D. Bricklin, P. DeMers, S. Paavola, J (1996) Health care

  reform and psychological practice in schools. Professional Psychology:

  Research and Practice 27, 1, 14-23.

Clarke-Kudless, D. (1996) Bringing psychology to the table-Issues facing the

  American Psychological Association as psychology approaches the

  millennium: A conversation with  Dorothy W. Cantor. Professional

  Psychology: Research and Practice (27), 3 252-258

Del Puy Pérez, M., Pozo, M. J. (1998). Aprender a resolver problemas y resolver

  problemas para aprender. En Pozo, J. I. Del Puy Pérez, M., Domínguez, J.,

  Gómez, M. A., Postigo, Y  La Solución de problemas. México. Ed. Santillana

Flanagan Knapp, N. (2005). “They’re not all like me!” The role of educational

  psychology in preparing teachers for diversity. The Clearing House. Mayo-Junio,

  Vol. 78, (5),  202-206.

Fisher, R. (1982) Training in applied social psychology: Rationale and core

  experiences.  Canadian Psychology 22, 250-259.

Graham, S. Fox, R. (1991) Postdoctoral education for professional practice.

  American Psychologist  46, 10, 1033-1035

Hassel H. Lourey, J. (2005). The dea(r)th of student responsibility. College

  Teaching. Vol. 53 (1), 2-13.

Howells, G. (1978) The field project as a tool for teaching environmental

  psychology. Teaching of Psychology. Vol. 5 (4), 195-198.

Jay, T. (1980) Providing research experience for students in environmental

  psychology  Courses. Teaching of Psychology.  Vol. 7 (2), 114-118.

Kottke, J. (1984) Assessing instructor performance: a classroom project for an

  industrial/organizational psychology class. Teaching of Psychology. Vol. 11 (4),

  231-232

Kramer, J. Conoley, J. (1991). Providing a continuum of professional training.

  School  Psychology Review, Vol. 20,  (3), 551-565.

Kulikowich, J. Young, M (2001). Locating an ecological psychology methodology

  for situated action. Journal of Learning Sciences. Vol. 10 (1-2) 165-209.

Minke, K.M. Brown, D.T. (1996) Preparing psychologist to work with children: A

  comparison of curricula in child-clinical and school psychology programs. 

  Professional Psychology: Research and Practice (27), 6, 631-634

Nadolski, R. Kirschner, P. Van Merriënboer, J. (2005). Optimizing the number of

  steps in learning tasks for complex skills. British Journal of Educational

  Psychology. Vol. 75, 223-237.

Paavola, J. Carey, K. Cobb, C. Illback, R. Joseph, H. Routh, D. Torruella, A.

  (1996) Interdisciplinary school practice: implications of the service integration

  movement for psychologists. Professional Psychology: Research and

  Practice  27, 1, 34-40

Pozo, J. I. Del Puy Pérez, M., Domínguez, J., Gómez, M. A., Postigo, Y (1998). La

  Solución de problemas. México. Ed. Santillana

Rinalducci, E. Hardwick D. (1978) Design problem for a laboratory in engineering

  psychology. Teaching of Psychology. Vol. 5, 157.

Schutt, R. (1987). Recent research methods texts; jeans for achieving course

  goals? Teaching Sociology. Vol. 15, Abril,   203-213.

Talley, R. Short, R (1996) Social reforms and the future of school practice:

  implications  for american psychology. Professional Psychology: Research

  and Practice 27, 1, 5-13

Tharinger, D. Lambert, N. Bricklin, P. Feshbach, N. Johnson, N. Oakland. .

  Paster, V. Sanchez, W. (1996) Education reform: challenges for psychology

  and psychologists Professional Psychology: Research and Practice 27, 1, 24-33.
Google Scholar

Bookmark and Share

 

 
 

Programas requeridos

 
free counters
  Revista Internacional PEI: Todos los Derechos Reservados 2010