Psicología y Educación Integral A.C. 
Revista Internacional PEI: Por la Psicología y Educación Integral
IBSN: 2010-07-01-00                                                     MCN :: W2BFP-QW4FS-MQQ38
Licencia Creative Commons
MyFreeCopyright.com Registered & Protected
INICIO REVISTA ESTADO DE ARTÍCULOS NÚMEROS AUTORES COMITÉS LINKS CONTACTO

 
Volumen V. Número 12. Enero-Febrero 2017

 
DESCARGA EL MANUAL DE AUTORES
CONVOCATORIAS
 
INDEXACIONES
ebesco
 

Licencia Creative Commons
MyFreeCopyright.com Registered & Protected
IBSN: Internet Blog Serial Number 2010-07-01-00

“Apuntes sobre la Teoría y la Práctica Pedagógica”

 

Mtro. José Manuel Cárdenas Delgado[1]

 

Resumen: El saber pedagógico está permeado por una violencia epistémica[2], que pone de manifiesto la debacle de las utopías que han acompañado al discurso pedagógico desde el nacimiento de la sociedad industrial hasta nuestros tiempos, dicho discurso se ha visto comprometido con acompañar o no a las utopías de la modernidad y ahora la posmodernidad somete a lo pedagógico a su prueba de fuego, al cuestionar su “eficiencia y su efectividad”, problemática que implica cuestionarse si lo pedagógico como discurso ha sido participe como lo diría Max Weber de la racionalización de occidente como proceso de “desencantamiento del mundo” o como lo diría Immanuel Wallerstein, el saber pedagógico ha sido pieza fundamental en el proyecto de organización y control de la vida humana. Lo anterior merece ser reflexionado a la luz de una de las posturas más críticas y reflexivas que parece no atraer a educadores, pedagogos y profesionales relacionados con el campo educativo, como lo es la obra del Dr. Winfried Bohm, quien no sólo plantea las características de lo que llama su “pedagogía intrapersonal” sino que además inserta en el debate epistemológico de la pedagogía la necesidad de mirar con otra óptica la teoría y la practica pedagógica. El presente ensayo parte de la concepción expresada por el profesor Winfried Bohm en su obra “Teoría y Praxis”, mencionando algunas implicaciones que de ello se derivan en la pedagogía.

Palabras Clave: Epistemológico, pedagogía, teoría, práctica y práxis.

 

 

 

 

Introducción:

El profesor Winfried Bohm (1991) aborda el carácter epistemológico de la pedagogía desde la concepción denominada pedagogía interpersonal sostenida por pensadores como Herbart, Talcott Parsons, Rousseaue y hasta Dewey, ofreciendo en sus páginas diversas reflexiones hacia lo que él denomina el verdadero y trascendental fin de la educación el de la “pedagogía intrapersonal”. Ese es el primer eje sustancial de discusión del que parte el Dr. Winfried Bohm, convencer al lector de que cualquier acto educativo externo tiende a fracasar, pues el verdadero acto educativo es el que proviene de las entrañas del educando.

 

Esto ya en si implica un cambio de paradigma, de donde parte su comprensión de lo pedagógico y con ello de la deconstrucción que debe ejercer quien siguiendo a este autor intenta enseñar, pues en ese sentido deja de tener importancia el dispositivo educativo tradicional mientras la necesidad de aprender no surja de parte del aprendiz.

 

Todo parece indicar que la tesis planteada por Juan Vaello Orts en el 2007[3] al ofrecer una serie de sugerencias para enseñar a los que no quieren aprender surge de un seudo problema, es decir, de un mito, ¿quién ha establecido que deben aprender? y ¿por qué no quieren?, ¿será que bajo el alegato durkheimiano es un ejemplo de cómo estamos acostumbrados a socializar a las nuevas generaciones?, ¿a pesar de que no quieran?, la respuesta directa desde 1991 la sustenta el Dr. Bohm con su propuesta de “pedagogía intrapersonal” la tarea se centra entonces en acompañar al aprendiz a desentrañar lo que trasciende no sólo su cambio de actitud hacia el saber sino su ética hacia sí mismo y su entorno.

 

 

 

 

 

El principal postulado del Dr. Bohm en su propuesta teleológica, antropológica y crítica de su pedagogía es la necesidad de incorporar al debate la importancia de la ética, pues considera que sin esta no existe libertad ni educación personal.

 

La formación docente debería retomar esto que a todas luces es un cambio de postura desde la autoridad que define incluso los contenidos de los planes de estudio, cursos de actualización, diplomados y seminarios, de tal suerte que incluso el curriculum escolar como documento público[4] debería ser sometido a un profundo debate para develar entre otras tantas interrogantes los fundamentos pedagógicos “interpersonales” o “intrapersonales” que le dan sustento a la formación y con ello las implicaciones que sus futuras prácticas implican.

 

Por otro lado, en sus escritos el Dr. Bohm devela diversos mitos referentes a la confrontación teoría y práctica, introduciendo al debate en el territorio de las ilusiones y de las implicaciones que de esta confrontación se deriva, anotando como problema epistemológico y humano lo que de dicha desilusión resulta.

 

Lugar importante lo ocupa lo que denomina las "praxis pedagógicas" frente a las teorías pedagógicas, división que hace evidente una postura no crítica entre teoría y práctica.

 

Winfried Bohm parte del pensamiento griego para identificar las raíces epistemológicas de la diferenciación entre teoría y práctica, mostrando como a lo largo de la historia teoría y práctica se han referido a la diferenciación entre "distintos modos de configuración vital".

 

 

Nos plantea la diferencia entre la vida contemplativa del filósofo (teórico) y la vida práctica de la población, recordando que

 

“…Aristóteles hablaba de tres ciencias: una relacionada con el accionar (práctica), otra al servicio de la actividad productiva (poiética) y una ciencia contemplativa (teórica). La sabiduría (sophia) conoce el por qué y la causa, mientras el experimentado (empeiros) conoce el qué de una cosa. El objeto de la teoría es lo eterno universal, imperecedero, los principios e inconmovibles.”

 

Así mismo aborda el término praxis el cual abarca cualquier actividad, excluyendo el trabajo físico de los esclavos y hasta cierto punto las actividades teóricas del pensar, reflexionar y contemplar.

 

Diferencia el hacer (poiético) el cual apunta siempre a un resultado, a un producto el cual recibe su sentido y valor solo hasta su terminación. Por lo que el actuar (práctico) siempre lleva su sentido y valor en sí mismo, cumple su cometido por el sólo hecho de suceder como algo bueno y justo.

 

Nótese como Winfried Bohm incorpora en su discusión la importancia de la ética, los valores y la moral si concebimos a esta última como la traducción en actos derivados de lo valioso del comportamiento humano.

 

El autor configura tres principales cosmovisiones, la visión contemplativa (teoría), el accionar responsable (praxis) o el hacer productivo o humano (poiesis). Identifica a la cosmovisión antigua (contemplativa) –Aristóteles- la cual pretende la búsqueda de la verdad, pero también reconoce las características de circularidad, el actuar en la cosmovisión cristiana, el mundo visible es creado, fe, esperanza y caridad, la argumentación cristiana –San Agustin- está orientada hacia un conocimiento práctico y moral, es decir de la praxis, pero el ordenamiento de las actividades humanas vuelve a cambiar radicalmente con los tiempos modernos, ahora el hombre no está caracterizado por la contemplación teórica ni por el actuar práctico, sino por su capacidad de someter la naturaleza y el mundo con su hacer productivo, es decir, la poiesis. Winfried Bohm reconoce que, en la Edad Moderna Francis Bacon, se da la secularización y con ella la cosmovisión científica, “esta nueva ciencia debería producir frutos que se concretaran en eficacia práctica”, es decir utilizable en y para el progreso tecnológico industrial –los inventos-.

 

En muchas de las páginas de la obra el autor realiza de forma magistral diversas analogías para que el lector logre comprender su tesis como en el caso de la comparación entre la sistematización del proceso del artesano y el conocimiento científico pues ambas comienzan por la experimentación, buscan las leyes causales del proceso para lograr, siguiéndolas, reglas para el dominio de la naturaleza, para la producción de obras técnicas. “Desde este punto de vista “teoría” denomina un conocimiento absolutamente instrumental, la certeza sólo podría ganarse con la comprobación.”

 

Para Winfried Bohm la modernidad conlleva a una resignificación de la teoría, la praxis y la Poiesis: hacer, fabricar y producir, pues afirma que todos usamos el término “Praxis referencial”, pero advierte la necesidad de aclarar primeramente a que debe referirse: si a la praxis del actuar humano, o a la poiesis del actuar productivo, pues luego llamamos simplemente “praxis”, lo complicado de este tema, según el autor, depende de que se tenga algo a que referirse y si hay consecuencias negativas de lo que denomina “shock de la práctica” para de inmediato, sugiere, definir a que se refieren en realidad: “…a lo complicado, lo intrincado e incalculable del actuar humano, o a la inutilidad, la no pertinencia y a la insuficiencia del hacer y la eficacia educativos.

Mapa Mental en el que se resume la formación y obra del Dr. Winfried Bohm

 

El autor advierte que el sistema científico se ha reducido a una teoría de medios e instrumentos, pues ya ni siquiera permite un juicio sobre la aceptación o rechazo de esa instancia y de las metas por ella fijadas, reconoce así a una pedagogía indiferente, de conocimientos casi sólo instrumentales-operativos, no depende de ideología alguna, “pero están a merced de ellas, en la medida en que son (pueden ser) utilizadas como instrumentos, y nunca salen del riesgo de rebajarse a criadas serviles de cualquier ideología de moda, sobre todo de la dominante del momento”.

 

Para Winfried Bohm, gracias a Locke fue posible pensar la educación como un proceso guiable y entender el hacer educativo como poder. “…El proceso educativo se base en el conocimiento objetivo de las condiciones en que el hombre cumple su desarrollo natural de formación personal, por eso el conocimiento pedagógico pasa a ser un poderoso instrumento para el cambio de los individuos y de la sociedad.” Así mismo reconoce que transitamos del interior con S. Freud al control del mundo exterior con B.F.Skinner.”…lo que debe ser cambiado no es la responsabilidad del hombre autónomo, sino las condiciones del entorno o genéticas, de las cuales la conducta de una persona es una función”

En ese sentido concluye que los términos teoría y práctica han perdido su sentido originario y denominan ahora un conocimiento operativo instrumental y su uso tecnológico en una así llamada “praxis” equivoca y convertida en poiesis.

 

Conclusiones:

Haciendo un recuento de lo reflexionado por el autor podemos identificar varios tópicos, la importante contribución al debate pedagógico de su trascendental noción de “pedagogía intrapersonal”, sobre todo en lo que al acto docente conlleva y a la discusión de los fundamentos pedagógicos de cada proyecto curricular de formación docente; por otro lado las raíces epistemológicas de los conceptos teoría y práctica a partir de la filosofía griega, después el termino poiesis necesario para la comprensión de ambos, de lo cual se identificaron tres formas vitales humanas que se corresponden con tres actividades humanas: la teoría correspondiente a la visión contemplativa, la praxis al actuar responsable, la poiesis al hacer productivo. Así mismo este autor reviso las tres grandes cosmovisiones, descubriéndose alternativamente que en cada una de ellas se le daba primacía a una de las actividades; en la antigüedad clásica cosmocéntrica a la teoría; en el cristianismo teocéntrico, a la praxis y en la edad moderna antropocéntrica, finalmente a la poiesis.

Importante que derivado de dicha panorámica el autor busca responder las siguientes preguntas: ¿a cuál de las tres cosmovisiones corresponde la educación: ¿a la teoría, la praxis o la poiesis?, ¿es educar un mirar contemplativo, un mirar responsable o un hacer productivo? y ¿de qué tipo es el conocimiento pedagógico, teórico, práctico o poietico? 

Winfried Bohm reconoce a la educación como actividad y la pedagogía como conocimiento, lo cual permite reubicar el debate en torno a la confrontación de teorías pedagógicas y de las prácticas educativas derivadas de ellas. Los postulados del autor permiten resignificar y revalorar dichas aportaciones a la luz de su verdadero valor humano.

“Desde Aristóteles debían diferenciarse los conceptos de poiesis como trabajo productivo de objetivos, y praxis como accionar libre, responsable y orientado hacia lo intersubjetivo. Por eso es que la producción poietica debe valorarse a partir del producto, pero en el actual responsable debe “valuarse”, no comenzando por sus resultados visibles, sino principalmente por su intención y disposición, es decir por los valores que los encabezan”

El autor se centra en analizar el cambio derivado de la modernidad cientificista en la noción de teoría como conocimiento específico operacional, o sea utilizable, con ello la reinterpretación de la praxis auténtica como una poiesis dirigida científicamente.

Muy interesante la noción de los sofistas pues como hace siglos y como hoy sucede presentan su oferta educativa claramente definida, como curriculum científicamente definido, augurando el éxito. Se presentaban como omnisapientes y todopoderosos en la educación, tecnificación de la educación y su amplia reducción a enseñar y aprender. Observando dos modelos en la pedagogía occidental: a) la educación como praxis y b) la educación como poiesis.

“Una ciencia de la educación que entiende la educación como poiesis debe limitar su campo a dos campos: al desarrollo genético y a la socialización condicionada. Un ojo mira hacia la maduración biológico-psíquica y el otro hacia las variables que determinan las características de un individuo dado. Uno agudiza su mirada mediante la psicología el otro mediante la sociología. Variante optimismo de la naturaleza/crítica de lo sociedad, variante pesimismo de la naturaleza/afirmación de la sociedad. Jean Jacques Rosseau contra Emile Durkheim”

 

 

 

 

 

 

Cibergrafía

  1. BÖHM, Winfried (1991) Teoría y Praxis, CREFAL/PREDE-OEA, México, www.pedagogica.edu.co/storage/lud/articulos/lud02_07arti.pdf
  2. BÖHM, Winfried y Schiefelbein, Ernesto (2004)         Repensar la Educación: diez preguntas para mejorar la docencia, Colombia, https://books.google.com.mx/books?id=84Guy7BNxF8C&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false
  3. Castro-Gómez, Santiago (2000) Ciencias sociales, violencia epistémica y el problema de la invención del otro, en.: Castro-Gómez, Santiago (2000) La Colonialidad del Saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas Latinoamericanas, CLASCO, Argentina,  http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/clacso/sur-sur/20100708045330/8_castro.pdf

4.    Dussel, I. (2014) ¿Es el curriculum escolar relevante en la cultura digital? Debates y desafíos sobre la autoridad cultural contemporánea. Archivos Analíticos de Políticas Educativas, 22  (24).http://dx.doi.org/10.14507/epaa.v22n24.2014

 

5.    Vaello O.,J. (2007) Cómo dar clases a los que no quieren, Santillana, España.

 

 



[1] Lic. En Psicología FES Iztacala, UNAM, Mtro. Procesos Educativos UACh, catedrático UNID sede Cancún y Universidad de Oriente Campus Cancún.

[2] Castro-Gómez, S. (2000) Ciencias Sociales, violencia epistémica y el problema de la “invención del otro” 

[3] Vaello O., J. (2007) Cómo dar clases a los que no quieren

[4] Dussel, I. (2014) ¿Es el curriculum escolar relevante en la cultura digital?

 

 






 

Programas requeridos

 

free counters
  Revista Internacional PEI: Todos los Derechos Reservados 2010