Psicología y Educación Integral A.C. 
Revista Internacional PEI: Por la Psicología y Educación Integral
IBSN: 2010-07-01-00                                                     MCN :: W2BFP-QW4FS-MQQ38
Licencia Creative Commons
MyFreeCopyright.com Registered & Protected
INICIO REVISTA ESTADO DE ARTÍCULOS NÚMEROS AUTORES COMITÉS LINKS CONTACTO

 
Volumen V. Número 10. Enero-Febrero 2016
 
DESCARGA EL MANUAL DE AUTORES
CONVOCATORIAS
 
INDEXACIONES
ebesco
 

Licencia Creative Commons
MyFreeCopyright.com Registered & Protected
IBSN: Internet Blog Serial Number 2010-07-01-00

 

SIGNIFICADO Y DETECCIÓN DE TALENTOS EN JÓVENES UNIVERSITARIOS.

 

José Luis Valdez Medina, Mario Ulises Maya Martínez, Verónica Esquivel Miraflores, Yessica Paola Aguilar Montes de Oca, Martha Adelina Torres Muñoz, Norma Ivonne González Arratia López Fuentes.

 

Universidad Autónoma del Estado de México.

 

RESUMEN

El estudio de las habilidades particulares que poseen los individuos es un tema de reciente interés que ha desembocado en el concepto de talento. El tema ha sido abordado desde diversas metodologías, utilizando terminologías propias, situación que ha generado confusión entre los investigadores. Por ello, el objetivo de la presente investigación consistió en conocer el significado del talento que tienen los estudiantes universitarios y describir su talento personal. Se trabajó con una muestra no probabilística intencional de 200 jóvenes universitarios. Para recolectar la información, se aplicaron tres reactivos en forma de entrevista semiestructurada, orientada hacia la definición del talento y la descripción del talento personal.  Los participantes consideraron al talento como una habilidad, una capacidad, aquello que los hace sobresalir, una virtud y lo relacionaron particularmente con actividades artísticas. Los hombres consideran que su talento se relaciona con el arte o tiene que ver con su forma de socializar, el ambiente académico o con el deporte. Las mujeres mencionaron que su talento tiene que ver con innovación. Ambos sexos concuerdan en que han experimentado emociones positivas al realizar actividades relacionadas con su talento. Finalmente, con base en los resultados obtenidos, se hace una propuesta de clasificación de las personas a partir del talento y la creatividad.

 

Palabras Clave: Talento, Creatividad, Hombres, Mujeres, México

 

 

ABSTRACT

 

The study of the particular abilities possessed by individuals is a topic of recent interest has led to the concept of talent. The issue has been approached from different methodologies, using their own terminologies, and this has caused confusion among researchers. Therefore, the objective of this study was to examine the meaning of the talent they have college students and describe their personal talent. We worked with an intentional non-probabilistic sample of 200 university students. To collect the data, three items were applied in the form of semi-structured interview, facing the definition of talent and description of personal talent. Participants considered talent as a skill, an ability, what makes them stand out, a virtue and particularly related to artistic performances. The men believe that their talent is related to art or has to do with the way they socialize, the academic environment or sport. The women mentioned that his talent has to do with innovation. Both sexes agree that positive emotions experienced when performing activities related to his talent. Finally, based on the results, a proposed classification of people from the talent and creativity is made.

 

 

 

Keywords:Talent, Creativity, Men, Women, Mexico

 

 

 

INTRODUCCIÓN

 

A lo largo de la historia de la psicología se ha hablado de las diferencias individuales en los seres humanos, las explicaciones teóricas acerca de personalidad son muchas y muy variadas (Allport, 1966; Brody, 2000; Frager&Fadiman, 2001; Valdez Medina, 2009 y Moral, Valdez Medina & González Arratia, 2011). Pero el estudio de las habilidades particulares que poseen los individuos es un tema de reciente interés que ha desembocado en el concepto de talento (Betancourt & Valadez, 2012).

 

El origen de la palabra talento se encuentra en el latín talentum que denomina a una moneda antigua de los griegos, y la  Real Academia de la Lengua Española (2001), lo define también como una aptitud para el desempeño o ejercicio de una ocupación. Entendiendo a la aptitud como una capacidad para operar competentemente en una determinada actividad.

 

La literatura científica acerca del talento y las aptitudes sobresalientes se ha centrado, sobre todo, en el ámbito académico y su importancia para la educación ha sido, frecuentemente, enunciada por los teóricos alrededor del mundo (Pacheco, 2001; Lorenzo, 2005; Gagñe, 2010; Renzulli& Reis, 2011; Robinson &Aronica, 2013). El tema ha sido abordado desde diversas metodologías, utilizando terminologías propias, situación que ha generado confusión entre los investigadores (Ministerio de Educación Nacional, 2006). Específicamente en México, se trabaja el tema bajo la denominación de talentos específicos y aptitudes sobresalientes (Betancourt & Valadez, 2012).

 

El estudio de la personalidad abrió la puerta hacia la exploración del fenómeno talento. La idea generalizada del entorno era que la persona considerada genio (término acuñado por Galton en 1869), debía poseer determinadas patologías o rasgos de personalidad, pues se pensaba que eran estas características las que permitían al individuo llegar a tales niveles creativos (Fuentes &Torbay, 2004). Con el paso del tiempo y los adelantos científicos, esta idea se desechó debido a la carencia de resultados científicos confiables que avalaran tal relación (López-Suárez, Silva, Morales, Vieyra, Solórzano, Gutiérrez & Jiménez, 2009).

El estudio de la inteligencia y el desarrollo de las escalas para medir el Coeficiente Intelectual (CI) también se constituyeron como factores importantes para que los investigadores se interesaran en el tema. Los defensores de la medición de la inteligencia hablaban de niveles elevados de CI para las personas talentosas (Galton, 1869 y Terman&Oden, 1947), e incluso algunos de los primeros estudios realizados mostraban una clara relación entre ellos  (Keith, 2000). Relación que ha sido cuestionada fuertemente en investigaciones más recientes, al argumentar que una persona puede tener un alto CI pero no mostrar logros creativos a lo largo de su vida, o viceversa (Gardner, 1993; Robinson &Aronica, 2013).

Fue el estudio de las inteligencias múltiples de Gardner (1983), lo que permitió a los investigadores dar un vuelco a la concepción tradicional acerca de la inteligencia y el Coeficiente Intelectual. La teoría de las inteligencias múltiples considera que cada persona tiene una habilidad para resolver problemas o para elaborar productos que son de importancia en un contexto cultural o en una comunidad determinada, pero dicha habilidad se puede desarrollar en alguna de las siguientes áreas: inteligencia musical, cinético-corporal, lógico-matemática, lingüística, espacial, interpersonal e intrapersonal.

 

Recientemente, las investigaciones han enfocado sus esfuerzos en encontrar definiciones que se apeguen de mejor forma a explicar el fenómeno. Por ejemplo, Gagñe (1991; 2010), menciona que una persona talentosa es aquella que muestra una aptitud y un resultado destacado en un área particular, es decir, posee características que la hacen idónea para una función determinada.

 

Por su parte, Pacheco (2001), considera talentosa a una persona cuyo rendimiento es superior al de la población general, en cualquier área de la conducta humana socialmente valiosa, lo que concuerda con la visión de Lorenzo (2006), que lo expone como una capacidad significativa presente en cualquier persona que la hace sobresalir dentro de su grupo.

Sternberg, (2002), puntualiza que estas personas muestran gran interés hacia áreas que se les facilitan y les agradan, lo que resulta importante, puesto que para Betancourt & Valadez (2012), el talento es definido como el dominio de un campo específico del saber humano.

 

En este sentido, uno de los enfoques más utilizados para definir a un individuo talentoso es la llamada Teoría Trifactorial de Renzulli (1986), quien supone que el desempeño de estas personas depende de tres factores: la capacidad intelectual, la creatividad y el compromiso con la tarea. El tema de la creatividad resulta recurrente en las investigaciones referentes al talento (Csikzentmilhalyi, 2011; Betancourt & Valadez, 2012; Robinson &Aronica, 2013), pero no existe aún consenso acerca del papel que juega dentro del desarrollo del talento, por lo que un criterio de clasificación resulta indispensable (Valdez Medina & Maya, 2015).

El origen de los talentos, conocido como el dilema Natura-Nurtura (López-Suárez et al, 2009), ha comenzado a clarificarse, mientras algunos mantienen la postura de que gran parte de las capacidades de una persona talentosa son innatas o de origen biológico (talento natural), argumentando que estas aptitudes tienen un amplio sustrato genético (Gagñe, 1993; Valdez Medina, 2009), otros plantean que esto se puede lograr mediante el esfuerzo a lo largo de la vida (Machado, 1983; Secadas, 1992; Tejada-Guerrero, 2005 y Robinson &Aronica, 2013).

Lo que es un hecho es que el desarrollo de las habilidades potenciales supone un proceso complejo, dinámico, que implica una interrelación de factores personales, familiares, y culturales, en el que se desarrollan y proyectan los atributos espirituales, intelectuales, emocionales, y sociales que la persona posee (Pacheco, 2001) y donde la facilidades del entorno resultan decisivas para la cristalización del talento (Martuscelli& Martínez, 2007 y Robinson &Arinoca, 2013).

A pesar de los avances y estudios realizados con personas talentosas, que ha permitido, incluso, la creación de modelos explicativos (Betancourt & Valadez, 2012), resulta necesario abordar la temática desde la perspectiva de la persona promedio, partiendo de la premisa de que cada individuo posee aptitudes y habilidades particulares (Gardner, 1993; Valdez Medina, 2009 y Robinson &Aronica, 2013), que se expresan a través de actividades cotidianas (Rodríguez & Serrano, 2002), y que tienen un impacto positivo en sus vidas (Vecina, 2006; Csikzentmilhalyi,  2011).

Por ello, resulta importante conocer el significado del talento que tienen los estudiantes universitarios, describir su talento personal y conocer el impacto el hacer uso de su talento.

 

 

MÉTODO

Participantes:

Se trabajó con un muestreo no probabilístico de tipo intencional, conformado por 200 participantes repartidos equitativamente por sexo. Todos estudiantes de la Universidad Autónoma del Estado de México, con un rango de edad de 18 a 25 años.

 

Instrumento:

Se diseñó un instrumento exclusivamente para esta investigación, a modo de entrevista semiestructurada que consta de tres preguntas abiertas en forma de frases incompletas: “Para mí un talento es”, “Considero que mi talento es” y “Cuando he podido realizar dicha actividad me he sentido”, dejándolos abiertos para ser definidos.

 

Procedimiento:

Previa autorización de los participantes, la aplicación del instrumento se realizó de forma grupal en las instalaciones de la Universidad Autónoma del Estado de México, en un tiempo aproximado de 15 minutos por participante.

 

RESULTADOS

 

De acuerdo con los resultados obtenidos para la pregunta “Para mí un talento es”, se encontró que hombres y mujeres consideran al talento como una habilidad, una capacidad, aquello que los hace sobresalir, una virtud, relacionándolo fundamentalmente con el arte. En particular, los hombres puntúan por encima de las mujeres en las categorías de habilidades y sobresalir, mientras las mujeres lo hacen en la categoría arte (ver tabla 1).

TABLA 1. “Para mí un talento es”

CATEGORÍA

HOMBRES

%

MUJERES

%

HABILIDADES

Habilidad (26),Hacer algo bien (8), Destreza (4), Hacer algo que se te facilita (2), Una acción (2), Actitud (1)

 

18.37%

Habilidad (32), Hacer algo bien (8), Aptitud (6),  Destreza (3),  Actitud (1)

 

 

21.36%

CAPACIDADES

Capacidad (8), Capacidad innata (15) Una actividad (3), Conocer (1), Cosas (1),Lo que puede ser explotado (1), Un don (1)

 

12.82%

Capacidad (13),

Capacidad innata (7), Algo natural (5), Un don (4), Esencial (1)

 

 

12.82%

SOBRESALIR

Hacen única a la persona (12), Cualidad (4),  Cualidad que distingue a una persona (4), Algo destacable (3),  Hacer algo especial (3), Algo que distingue (1), Hacer algo agradable (1)

 

 

11.96%

Algo deferente a los demás (15), Sobresalir sobre los demás (7), Actitud (1), Brillante de una persona (1)

 

 

 

 

10.25%

VIRTUD

Virtud (4), Algo superior (3), Predisposición natural (3), Desarrollar actividades (2)

 

 

5.12%

 

Cualidad especial (6), Virtud (5), Privilegio (1)

 

 

 

5.12%

ARTE

Un arte (2)

 

 

 

0.85%

Un arte (1), Original (1), Algo que se disfruta (1).

 

 

1.28%

 

TOTAL

100%

TOTAL

100%

 

 

Para la pregunta “Considero que mi talento es”, se encontraron las categorías de arte, personal/social, innovación, deportes, académico y esparcimiento. Los hombres consideran que su talento se relaciona con el arte o tiene que ver con su forma de socializar, el ambiente académico o con el deporte. Por su parte, las mujeres refieren que su talento tiene que ver con innovación y coinciden con los hombres al referirse a actividades de esparcimiento (ver tabla 2).

 

TABLA 2. “Considero que mi talento es”

CATEGORÍA

HOMBRES

%

MUJERES

%

 

ARTE

Escribir (12), Composición musical (3), Música (3), Tocar la guitarra (3), Oratoria (2), Apreciación artística (1), Cantar (1), Crear personajes (1), Dibujar (1), Fotografía (1), Redactar (1).

 

 

18.95%

Bailar (7), Cantar (3), Escribir (2), Actuación (1), Dibujar (1), Fotografía (1), Redactar (1), Tocar flauta (1)

 

 

 

 

 

 

 

11.11%

 

PERSONAL/SOCIAL

Ser diferente (9), Escuchar (6),  Socializar (5),  Liderazgo (3), Ser único (3), Hablar (2), Ser ameno (2), Ser noble (2)

 

 

20.91%

Escuchar (5), Socializar (5), Liderazgo (2), Ser confidente (1)

 

 

 

 

 

8.49%

 

INNOVACIÓN

Innovar (5), Crear (3),

Creatividad (3)

 

 

 

7.18%

Crear (5), Único (4), Innovar (2), Desarrollar (1)

 

 

7.84%

 

DEPORTES

Deporte (15)

 

 

 

9.80%

Actividades físicas (1), Correr (1), Futbol (1) Montar a caballo (1), Natación (1)

 

 

3.26%

ACADÉMICO

Matemáticas (4), Aprender rápido (1), Concentración (1)  Conocimiento (1),

 

 

4.57%

Matemáticas (1), Aprender todo con facilidad (1), Leer (1), Trabajar con niños (1)

 

2.61%

 

ESPARCIMIENTO

Comer (1), Computación (1), Dormir (1), Uso de tecnología (1)

 

2.61%

Peinar (2), Cocinar (1), Divertirse (1)

 

 

2.61%

 

TOTAL

100%

TOTAL

100%

 

 

Para la pregunta tres: “Cuando he podido realizar dicha actividad me he sentido”, hombres y mujeres concuerdan en experimentar emociones positivas (ver tabla 3).

 

 

TABLA 3. “Cuando he podido realizar dicha actividad me he sentido”.

CATEGORÍA

HOMBRES

%

MUJERES

%

EMOCIONES POSITIVAS:

 

Normal (14), Realizado (14), Satisfecho (12), Feliz (10), Atento (8), Bien (8), Entretenido (8), Pleno (8), Tranquilo (8); Estable (6), Relajado (2), Completo (2), Con energía (2),  Divertido (2), Fuerte (2)

 

52.47%

Feliz (26), Satisfecha (16), Bien (12), Realizada (6), Alegre (4), Completa (4), Libre (4), Relajada (4), Contenta (2). Dichosa (2). Divertida (2) Exitosa (2), Grandiosa (2), Maravilla (2), Plena (2), Tranquila (2)

 

46.53%

EMOCIONES NEGATIVAS:

Ansiedad (2)

 

0.99%

---

---

 

Total

100%

Total

100%

 

 

DISCUSIÓN

 

De acuerdo con los resultados obtenidos en la presente investigación se observa que los participantes definen al talento como una habilidad, una capacidad, aquello que los hace sobresalir, una virtud y lo relacionan con el arte.

 

Diversos autores consideran al talento como un conjunto de habilidades y capacidades especializadas que hacen apto al individuo para realizar alguna actividad en particular (Lorenzo, 2006; Gagñe 2010 y Betancourt & Valadez 2012) por encima de la media (Renzulli, 1986 y Betancourt & Valadez 2012), lo que le representa cierto grado de reconocimiento social. Betancourt y Valadez (2012), comentan que, desde la constitución de las primeras sociedades hasta el presente se ha reconocido la existencia de personas talentosas, sobresalientes para su tiempo y espacio cultural. Para Valdez Medina (2009), el sobresalir resulta indispensable como objetivo piscosociocultural, pues aquella persona que sobresale de un grupo tiene más probabilidades de obtener los recursos o satisfactores necesarios para sobrevivir y para llegar a ser más y mejor que otros, y hasta que sí mismo.

 

Virtud y arte, también son conceptos con los que los participantes definieron al talento, aunque es cierto que anteriormente el talento era atribuido a personas especiales, que se creía eran bendecidas con un don, generalmente relacionado al arte. En la antigüedad, la palabra talento tenia relación con una unidad monetaria de los griegos, misma que protagoniza una de las parábolas más populares escritas en la Biblia (Mateo 25, 14-30), cuya interpretación le brindo el carácter de don divino al hecho creador (Romo, 2012),  que comúnmente se expresaba en el arte puesto que, estas eran encargadas directamente por los líderes religiosos y financiadas por ellos (Csikzentmilhalyi,  2011).

 

Actualmente, aunque el talento se sigue vinculando con el arte, se considera que se puede expresar a través de cualquiera de las actividades humanas (Betancourt & Valadez, 2012). Algunos autores consideran que el talento es mucho más común de lo que se piensa (Jacobsen, 1999 y Rodríguez & Serrano, 2002), pero el problema radica en que no siempre se logra la detección del mismo.

 

Al respecto, los hombres consideran que su talento se relaciona con el arte o tiene que ver con su forma de socializar, el ambiente académico o con el deporte, mientras que las mujeres lo relacionaron con la innovación. El tema de la innovación resulta recurrente en las investigaciones del talento. Innovar resulta necesario para considerar a una persona talentosa (Renzulli, 1986 y Robinson & Aronica (2013), pues como lo menciona Gagñé (1991), estos individuos llegan a altos niveles de innovación y contribuciones creativas.

 

El talento en el ámbito académico ha sido ampliamente estudiado (Sternberg, 2002; Sternberg, Grigorenko, Ferrando, Hernández, Ferrándiz & Bermejo, 2010;  Betancourt & Valadez 2012 y Robinson & Aronica, 2013), debido a que los sistemas educativos pretenden ayudar a sus menores a desarrollar sus capacidades desde la infancia, lo que también se busca con los talentos deportivos (López-Suárez et al, 2009). Lo que ha permitido la elaboración de modelos de detección de las capacidades sobresalientes, que buscan categorizar a los alumnos con el objetivo de brindarles una educación adecuada a sus capacidades (Prieto, 1997; Zavala, 2006)

 

Un punto interesante de los resultados se muestra en el hecho que los participantes relacionaran su talento al ámbito social,  lo que concuerda con lo expuesto por diversos autores (Csikzentmihalyi & Robinson, 1986; Tejada-Guerrero, 2005; Martuscelli & Martínez, 2007), que puntualizan la importancia del entorno en el que se desenvuelve el individuo para que sea posible la cristalización de talento (Csikzentmihalyi, 2011).

 

Ambos sexos, concuerdan en que realizar la actividad relacionada con su talento resulta beneficioso para sus vidas, puesto que han experimentado emociones positivas, lo que se corrobora con lo expuesto por Vecina (2006), al mencionar que

el uso y desarrollo de un talento puede tener un impacto positivo en la vida de las personas. Incluso ha sido considerado un valioso recurso terapéutico al servicio de la salud (Csikzentmilhalyi,  2011), porque puede ubicar al individuo en un estado de paz o equilibrio (Valdez Medina, 2009). 

 

Finalmente, es necesario precisar que existe un marcado interés por identificar a y evaluar a las personas talentosas, sin embargo dichos intentos no han sido del todo exitosos, hasta hace sólo unas décadas la valoración del CI se consideraba prueba suficiente para considerar a una persona talentosa (Peña del Agua, 2001). Actualmente, tratar de identificar el talento haciendo uso solamente del CI constituye un grave error (Acelera, 2000) y Robinson & Aronica, 2013).

 

De igual manera han surgido Modelos cognitivos (Sternberg (1985), los Modelos orientados al rendimiento (Renzulli, 1987), y los Modelos socioculturales (Tannenbaum, 1986), como aportes que buscan la adecuada identificación del sujeto talentoso. Sin embargo, partiendo de los resultados de la presente investigación se propone que las personas puedan ubicarse con base en sus capacidades de talento y creatividad, tal como se expone en el cuadro 1 (Valdez Medina & Maya, 2015), en el que cada persona podrá evaluar de manera clara y concreta si ha descubierto o no, su talento y creatividad, o solo una parte de esta dupla que todos los individuos poseen pero que no siempre descubren a tiempo.

 

CUADRO 1. Clasificación de Creatividad-Talento

 

 

CREATIVO

NO CREATIVO

TALENTOSO

Individuo en equilibrio, libre, que consigue trasformaciones y logros innovadores, altos niveles creativos. Popularmente llamados genios o dotados.

Individuo hábil y con capacidades para ejecutar tareas pero con dificultades para tener ideas originales, por lo que no llega a niveles de transformación/innovación. Repite lo aprendido.

NO TALENTOSO

Individuo que posee un gran imaginación, ideas originales, pero sin las habilidades/ capacidades para ejecutar sus ideas. Generalmente estas personas dan órdenes y supervisan la ejecución.

Individuo limitado, dependiente, imitador, copia ideas, no es hábil, tiende a ser conformista. Acostumbrado a recibir órdenes. Generalmente realiza trabajos de fácil desempeño, mecánicos, de apoyo. Presenta pobre autoestima /auto concepto. No descubre su talento o no lo desarrolla.

 

REFERENCIAS

 

 

                                        

 

Acelera, A. (2000). Niños superdotados. Madrid: Pirámide.

Allport, A. (1966). La personalidad: su configuración y desarrollo. Barcelona: Herder.

Betancourt, J & Valadez, M. (2012). Cómo propiciar el talento y la creatividad en la escuela. México: El Manual Moderno.

Brody, N. (2000). Psicología de la personalidad. Madrid: Prentice Hall.

Csikszantmilhalyi, M. (2011).Creatividad. El fluir y la psicología del descubrimiento y la invención. Madrid: Paidós

Csikzentmihalyi, M &Robinson,R.E. (1986). Culture, Teme and the development of talent.Robert Sternberg and Janete E. Davinson (Eds ) Conceptions of giftedness. Cambridge: Cambridge University Press.

Frager, R & Fadiman, J. (2001). Teorías de la personalidad. México: Oxford – Alfaomega.

Fuentes, C & Torbay, A. (2004). Desarrollar la creatividad desde los contextos educativos: Un marco de reflexión sobre la mejora socio-personal. Revista Electrónica Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación. 2 (1), 1-14

Gagñe,  F. (2010). Motivation within the DMGT 2.0 framework.High Ability Studies. 21 (2), 81-89.

Gagñe, F. (1991).Toward a differentiated model of giftedness and talent. Nicholas Colangelo & Gary A. Davis (Eds). Hand book of giften education. Boston: Allyn and Bacon.

Gagñe, F. (1993).Constructs and models pertaining to exceptional human abilities. Kurt Heller, F. Mönks &  A. H. Passow. International Handbook of research and development of Giftedness and talent. New York: Pergamon Press.

Galton, F. (1869).Hereditary Genius: An inquiry into its laws and consequence.Londres: Macmillan

Gardner, H. (1983). La teoría de las inteligencias múltiples. México: Fondo de cultura.

Gardner, H. (1993). Creating minds. New York: Basic Books

Jacobsen, M. E. (1999). Arousing the sleeping giant: Giftedness in adult Psychoterapy.Roeper Review, 22 (1). 36.

Keith, D. (2000). Cognitive, Personal, Developmental, and Social Aspects.American Psychologist, (55), 151-158.

López-Suarez, A., Silva, E., Morales, I., Vieyra, M., Solórzano, M., Gutiérrez, C & Jiménez, A. (2009). La educación de dotado en los niveles G10+. México: Manual Moderno.

Lorenzo, R. (2006). ¿A qué se le denomina talento?: Estado del arte acerca de su conceptualización. Intangible capital 2 (1), 72-163.

Machado, L.A (1983). La revolución de la inteligencia. Venezuela: editorial Sei Barral.

Martuscelli, J & Martínez, C. (2007) La migración del talento en México.Universidades, 57 (35), 3-14.

Ministerio de Educación Nacional (2006). Orientaciones para la atención educativa a estudiantes con capacidades o talentos excepcionales. Colombia: Ministerio de Educación Nacional.

Moral, J., Valdez Medina, J & González Arratia, N.  (2011). Psicología y salud. México: Consorcio de Universidades Mexicanas.

Pacheco, V. M. (2001). El desarrollo del talento sobresaliente en los estudiantes adolescentes. Educación,   25 (1), 123-135.

Peña del Agua, A. M. (2001). Concepto de superdotación. Aspectos psicológicos, personales y sociales. Aula abierta. 77(1), 59-76.

Prieto, M. (1997). Educación para la diversidad. España: Ediciones Aljibe.

Real Academia de la Lengua Española. (2001). Diccionario de la lengua española.Madrid: Espasa.

Renzulli, J. (1986). The three-ring conception of giftedness: a developmental model for creative productivity. Robert Sternberg. Conceptions of giftedness. Cambridge: Cambridge University Press .

Renzulli, J. (1986). The three-ring conception of giftedness: a developmental model for creative productivity. Robert Sternberg. Conceptions of giftedness. Cambridge: Cambridge University Press .

Renzulli, J. S & Reis, M. S. (2011). What is schoolwide enrichment? How gifted programs relate to total school improvement. Giftedchildtoday, 25 (4), 18-29.

Robinson, K &Aronica, L. (2013). El elemento: Descubrir tu pasión lo cambia todo. México: De bolsillo

Rodríguez, M & Serrano, C. (2002). Creatividad sensorial. México: Editorial Pax-México.

Romo, M. (2012). Psicología de la creatividad. Barcelona: Paidós

Secadas, M. F (1992). Juego creativo en el genio.Revista de Psicología, 14 (1),  141-147.

Sternberg, R. J. (1985). Implicit theories of intelligence, creativity and wisdom. Journal of personality and social pshychology. 49. 607-627.

Sternberg, R. J. (2002). Raising the achievement of all students: teaching for successful intelligence. EducationalPsychologyReview, 14(4), 383-393.

Sternberg, R., Grigorenko, H., Ferrando, M., Hernández, D., Ferrándiz, C & Bermejo, R. (2010). Enseñanza de la inteligencia exitosa para alumnos superdotados y talentosos. Revista electrónica interuniversitaria de formación, 13 (1), 111-118.

Tannenbaum, A. J. (1986). Gifted children. Psychological and educational perspectives. New York: McMillan

Tejada-Guerrero, G. B. (2005).Impulsar el desarrollo a través de la circulación del conocimiento: una mirada distinta a migraciones de los mexicanos altamente calificados. Global Migration Perspectives, No. 51.

Terman, L & Oden, M. (1947).Genetic studies of genius, IV: The gifted Child Grows up.EUA: StandfordUniversityPress

Valdez Medina, J. L & Maya, M.M. (2015). Talento y creatividad. Seminario de investigación III. Maestría en Psicología. Facultad de Ciencias de la Conducta, Universidad Autónoma del Estado de México (paper). 

Valdez Medina, J. L. (2009). Teoría de la Paz y el Equilibrio: una nueva teoría que explica las causas del miedo y del sufrimiento y que nos enseña a combatirlo. México: Edamex.

Vecina, J, M. L. (2006) Creatividad. Papeles del psicólogo. 27 (1), 31-39.

Zavala, M (2006). Modelos teóricos de la superdotación, el talento y las aptitudes sobresalientes. En Castellano, E & Escandón, M (Coord.) Atención educativa a alumnos y alumnas con aptitudes sobresalientes, Material de estudio. (pp 104-115). México: SEP.104- 115.

 






 

Programas requeridos

 

free counters
  Revista Internacional PEI: Todos los Derechos Reservados 2010